29Noviembre

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Por José María Caravantes

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Afortunadamente, y lo agradezco, ha habido una gran cantidad de información sobre esa violencia. Se ha pretendido que se tomara conciencia de la situación de violencia en que se encuentran sumidas un número importantísimo, aplastante, arrollador de mujeres en el mundo. Y no especialmente en países no desarrollados ni en países musulmanes o de otras religiones distintas a la cristiana. ¡No! Las cifras de los países ricos, de dominancia religiosa cristiana son igualmente espeluznantes.

Y ante ello, y tomando consciencia de ello, ¿cómo se puede seguir siendo varón en esta humanidad?¿cómo evitar la sensación de profundo asco y repugnancia hacia la mitad de la humanidad a la que perteneces?

¡Ya, ya! No se puede generalizar. Hay de todo. No todos los hombres son iguales (Es verdad. Los hay peores). Pero, ¿cómo identificarse con un patrón sexual que lo que produce, genéricamente, es ese daño, ese dolor, esa humillación en la que es su compañera, y se aprovecha del enamoramiento de ella para subyugarla y torturarla más?

Cuando se conocen datos sobre el hambre y la pobreza en el mundo, sobre las desigualdades, surge la conocida frase “que paren el mundo, que me bajo”.

Cuando el derrame (que juzgo adecuado) de datos sobre el maltrato físico y psíquico y la violencia hacia las mujeres se produce, viene a la cabeza el decir: “que paren esa identificación sexual (de varón), que yo no quiero pertenecer a ella”.

Soy varón; y ello no es ni bueno ni malo. Pero me avergüenzo de pertenecer  a la mitad de la humanidad que provoca ese dolor y esa anulación. Me da vergüenza haber podido provocar miedo en alguna mujer y ofrezco mis disculpas si así ha sido. Me da vergüenza haber podido ayudar, con mis actitudes o mis acciones, a mantener la lacra de la prostitución (quizá leer una revista, ver una película, etc.)

Ofrezco mis disculpas y pido perdón a toda mujer que haya podido contribuir a que se sienta inferior, culpable, dependiente de los varones.

Deseo de todo corazón no causar miedo, no imponer, no minusvalorar (por supuesto, no menospreciar) a ninguna mujer.

Deseo que seamos más los varones que tomemos consciencia de la situación de la mujer y no por ello nos creamos fuera de esa espiral de violencia; pero que sepamos, interioricemos, asumamos que ese estar de la mujer en la violencia, en el maltrato genera enfermedad en ella y en toda la humanidad, llevándonos a la extinción. No habrá situación saludable de la humanidad mientras no solucionemos la posición de degradación en que sumimos a la mujer.

Deseo de todo corazón mostrar mi agradecimiento profundo, desde mi más interno sentimiento, a todas las mujeres que han llegado hasta aquí, por su entrega, su ternura, su cariño, su acogimiento, su belleza, su apoyo a toda la especie humana, a la que ha permitido desarrollarse.

En este día en que se pretende que tomemos consciencia ante la real situación de la mujer,

¡PERDÓN!

y

¡GRACIAS!

Fdo.: Un varón.

Posted in ACTUALIDAD

Comentarios (1)

  • visi

    visi

    14 Diciembre 2016 a las 23:57 |
    Gracias Chema, por tu estar y por tu pedir perdón.
    Un abrazo a tu alma

    responder

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV