25Noviembre

J.L.PADILLA Y DATOS A PROPÓSITO DE LA MUJER Y LA VIOLENCIA

Por Inspiración Femenina

J.L.PADILLA Y DATOS A PROPÓSITO DE LA MUJER Y LA VIOLENCIA

Queremos compartirles unas palabras recogidas del señor asesor J.L.Padilla Corral, en el programa de "Información, Formación, Opinión, Generación de Criterio" que hoy, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, es conveniente no olvidar y tener presentes.

 

"En tres países las mujeres sufren unas condiciones terroríficas.

En México, 540.000 mujeres al año denuncian delitos sexuales, y la mitad son menores de 15 años. ¡Ese es el número de denuncias!... Supongan, por supuesto, que hay otro tanto que no denuncian. Esto ocurre en un país de 122 millones de habitantes. El 50% de todos estos atropellos ocurren en el hogar, en la casa (producto de familiares, padres, etc.). Increíble pero cierto.

En Argentina se registra que 230 mujeres han fallecido desde principios de año (en 10 meses), el 65% de ellas a manos de sus parejas sentimentales. Esto supone que matan a una mujer cada 31 horas (en un país con 43 millones de habitantes).

Y el tercer dato lo suministra Rusia. Allí, una mujer muere asesinada cada 40 minutos. Es un dato escalofriante. Además, no hay ninguna ley contra la violencia de género. En un país de 143 millones de habitantes, cada día 23.000 rusas sufren maltrato (de carácter sexual, de carácter violento), y cada año se juzgan a 12.000 hombres como consecuencia de estos maltratos.

Este pequeño recopilatorio de países como México, como Argentina, como Rusia, nos da una pequeña referencia de la situación en la que se encuentra la mujer con respecto a la actitud violenta. La violencia ya no es un detalle (que puede tener más o menos importancia según la gravedad del caso), sino que para nosotros es simplemente, y llanamente, la guerra. Parece ser que efectivamente, el varón ha declarado la guerra a la mujer, y ejercita dicha guerra de diferentes formas, algunas tan bestiales como lo que pasa en Rusia (cada 40 minutos una mujer es asesinada).

Y en España todos los días 3 mujeres son maltratadas. Es decir, tampoco es que nosotros estemos mejor…

No se está mejor, en lo que se refiere a la integridad de la mujer, en ninguna parte. En paz no, porque no se sabe lo que se dice, porque eso no existe. Tendremos que empezar por tener una paz en nuestra especie. Nuestra especie humanidad está en guerra con los elementos de la especie, y la guerra se tipifica por la violencia, y la violencia la ejerce prácticamente y exclusivamente, el varón sobre la hembra.

Esto, hablando en grandes números como los que hemos señalado antes, es espeluznante, pero es que además sabemos que son números bajos porque el miedo hace que, por lo menos, el doble de acontecimientos no se denuncie.

Realmente, una especie que está en guerra consigo misma, de un elemento contra otro (en este caso de lo masculino contra lo femenino) está en peligro de extinción, porque la guerra -como podemos saber- disminuye la población drásticamente. Pero en este caso, como la expresión de la guerra es básicamente violencia de todo tipo, lo más grave no es ya la pistola, el golpe… sino todo lo que conlleva esa violencia en el ambiente en que se produce y, en consecuencia, todas las consecuencias psicológicas, medioambientales, convivenciales, productivas, económicas, políticas, religiosas y sociales que se van a producir. Y eso hace que la especie camine vertiginosamente por el camino –perdón por la redundancia- de la destrucción.

Existe el Día Internacional de la Mujer, existe el Día Internacional de tal, de cual… Lo que tenemos que hacer es una reflexión exacta de los porqués de esa envidia que gesta el varón sobre la hembra, que le hace ejercer un desprecio -y, en consecuencia, ya empieza un maltrato- que puede culminar en lo físico, e incluso –que es lo más grave todavía- en la muerte."

Por si aún no vemos clara la situación en la que estamos como mujeres, y la violencia por sistema contra nosotras, les compartimos aún otra noticia del señor Asesor, J.L.Padilla, también rescatada del mismo programa.

"Se acaba de hacer público un estudio sobre 779 mujeres embarazadas (en Andalucía, España; patrocinado por la Universidad de Granada, en comunión con Medicosmundi) según el cual, el 22,7% de esas mujeres, es decir, casi una de cada cuatro era y es maltratada durante el embarazo. Maltratada significa golpeada, fracturada, amoratada, insultada, escupida… En fin, cualquier “delicia” que ustedes quieran imaginar del estupor humano. Esto es deleznable.

Sabemos todo esto gracias a una comadrona, Casilda Velasco Juez, que se dedicó pacientemente –junto con otras colegas- a preguntar y hablar con estas 779 mujeres. Después se corroboraron todos los datos, y se dan por válidos, por verdaderos y por ciertos. Y desde luego no nos sorprende, pero sí nos asombra.

Acabamos de hablar del maltrato generalizado, pero, ahora, es el maltrato particular a la mujer embarazada en España... ¡De cada cuatro mujeres, una!… Y con relativa cultura, con conocimiento aceptable del medio, es decir –y esto es importante- la población en la que se realizó el estudio (contando con siete u ocho hospitales que participaron en las encuestas) no es que –dentro del ‘nivel’ de cultura que hay en España, ojo- sea marginal, sino que eran personas JÓVENES. (¡Vaya juventud la de estos señores! Bueno… ‘señores’… No sabemos si se les puede seguir llamando así).

El maltrato a la embarazada constituía antes algo de lo que no se tenía cifras, ni datos, ni referencias, e incluso pensábamos –nos incluimos, por supuesto- que ‘a una mujer embarazada no se la va a maltratar’, ¿no?, por el hecho de que ‘está embarazada’, simplemente. Ya no hablando del respeto a la vida, etc. sino simplemente por el hecho de que es un ser que está en una situación muy excepcional. Lo que se supone –pensábamos- que surge o surgía era cuidarla, atenderla.

Pues no, pues no, pues no. El dominio machista es insondable, porque es una proporción… Y estamos hablando de aquí, de una zona de España (Andalucía), pero si lo lleváramos a otros países seguramente la proporción sea mayor, y en este tipo especial de momento que vive la mujer -como es el embarazo- sea especialmente susceptible de ser maltratada. De cada cuatro, una mujer (en España). Y sin duda, a esto hay que añadir todas las mujeres embarazadas que son maltratadas y que no han dicho nada. Con lo cual, seguramente, de cada cuatro serán dos (porque casi siempre se puede calcular que la realidad es el doble) las que no dicen nada y que no se quejan de nada.

Una de las conclusiones que podemos sacar de ello es que, evidentemente, el varón (macho, masculino o como quieran llamarle) que tiene la ocasión o la oportunidad, desgraciadamente, de tener a su lado a alguien que le tiene afecto, le quiere, le ama o tal, es gravemente perjudicial para la especie, y extremadamente perjudicial para la mujer.

¡Ay! Qué desgracia, como mujer, toparse con un hombre al que, encima, se le aprecie y se le quiera y se le aguante semejante barbarie.

Está muy claro que LA MUJER TIENE QUE DESARROLLARSE URGENTEMENTE COMO FÉMINA, como femenina (de ello somos muy conscientes en la Escuela Neijing a través de Inspiración Femenina) para que no caiga en la trampa afectiva y luego, con esa trampa afectiva, se vea obligada a soportar indignaciones de todo tipo. ¡De todo tipo! Sí, es cierto que ya hay más consciencia, y algunas mujeres… Pero es lo mínimo; lo máximo, ya llega a estos niveles de los que les hablamos.

En general, por tanto, además de la llamada de atención con rigor y vigor hacia cualquier masculino que se atreve a menospreciar a su pareja embarazada (que más le valdría salir corriendo hacia Tasmania –sí, Tasmania, la gran isla a la que llevaban los presos británicos-), éste es un aviso y advertencia general a las mujeres para que se inspiren femeninamente en su evolución; y también es un AVISO GENERAL Y COMPLETO A NUESTRA ESPECIE (varón y hembra) para que de una vez por todas se enteren de que somos una especie sexuada cuyo potencial está destinado a entendernos, a comprendernos, a saborearnos, a disfrutarnos… y a vivir amorosamente de una forma de comunión, y no de una forma de prepotencia.

¡Ojalá! Algo tiene que ser, y hacerse, y cambiarse. Y cada uno debemos aportar lo que poco sabemos o entendemos."

Este día -el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer- se celebra debido a que «La violencia contra las mujeres y las niñas es una violación de los derechos humanos, una pandemia de salud pública y un grave obstáculo para el desarrollo sostenible. […] Sale muy cara a las familias, las comunidades y las economías. […] El mundo no se puede permitir pagar ese precio». — Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU.

Y precisamente por ello creemos importante rescatar las palabras del señor asesor, que reflejan muy bien la situación en la que seguimos, y para poder aportar y realizar un cambio es importante primero ser conscientes de ello. Seamos conscientes de que esas situaciones son vivencias que asumimos como normales en nuestra propia vida cotidiana, no es solamente algo que le pasa "a las demás". La consciencia que a lo mejor deberíamos adquirir es que si aceptamos ese maltrato estamos no solamente perjudicándonos a nosotras mismas, sino a la especie en su totalidad. Y debemos de responsabilizarnos adoptando posiciones femeninas, no feministas, actitudes reconciliadoras, elementos de respuesta que no se correspondan con el poder, sino con el compartir, con el ser solidarios, lo comunitario, el estar inter-pendientes...

Que estas cifras y datos, y este día, nos sirvan para reflexionar al respecto, y buscar qué granito de arena nos corresponde aportar a cada una de nosotras...

Posted in ACTUALIDAD

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV