20Mayo

ARTE Y BELLEZA

Por Matilde Líndez y José Maria Caravantes

 “La naturaleza de la luz tiene un carácter de amor. Y es (su) función... desarrollar – a lo largo de la vida- esta naturaleza” J.L.Padilla

 

 

 ARTE Y BELLEZA

¿QUÉ LUZ EMITIMOS CADA SER?

Somos seres dependientes de la luz solar y también somos emisores de luz en el espectro del infrarrojo. La naturaleza de la energía que nos anima es lumínica, y esa energía que nos permite la vida es el Qi, que se puede identificar con el amor del Cielo.

 “La naturaleza de la luz tiene un carácter de amor. Y es (su) función... desarrollar – a lo largo de la vida- esta naturaleza” J.L.Padilla

Y esa  luz, esa luminosidad, nos permite vivir la experiencia de la belleza, que nos muestra lo que de auténtico tenemos. La belleza se diversificó en todo lo que se llamó VIVO.

 “La belleza se encarnó en el Principio Femenino, no en la mujer, en el Principio Femenino, al cual pertenecemos todos, porque nuestra humanidad es femenina, con respecto a esa Fuerza Yang del Universo. Y ¿cómo se la reconoce?  en lo que aguarda, en lo que sustenta, en lo curvo, en lo blando, en lo que gesta, en lo que da.

¡Y es al Principio Femenino al que corresponde desarrollar la belleza!. Hombres (XY) y mujeres (XX), puesto que todos los seres portamos esa X. Y dentro de la humanidad, a la mujer le toca más todavía esa feminidad, sí, es verdad. Por eso las mujeres hemos de buscar, cultivar y desarrollar la belleza, no solo como un medio de inmortalidad, sino como una búsqueda de nuestra propia identidad. Y ¡qué difícil a veces! ¿verdad?, qué difícil cuando la belleza que es un elemento de liberación, se ha convertido en una esclavitud”. Seminario I.F. 8/2013

El resto de los reinos, el animal, el vegetal y el mineral ya han alcanzado esa posibilidad reflejando la belleza en todo su esplendor.

 

Untitled1.png

 

La humanidad todavía no, estamos bastante lejos de poderlo hacer. De momento estamos en el pelotón de cola. Pero sí tenemos la oportunidad ¡y la responsabilidad! de reflejarla, tanto hombres como mujeres, sobre todo teniendo en cuenta las siguientes palabras:.

“EN LA IMAGEN EVOLUTIVA DEL ESPÍRITU EN LA CREACIÓN, EL SENTIDO Y EL SENTIR DE LA BELLEZA ES EL IMPULSO MÁS SUBLIME DEL ESPÍRITU” J.L.Padilla

 

Untitled3.png 

 

Untitled4.png 

 

El criterio de belleza ha cambiado a lo largo de la historia de nuestra humanidad, hasta llegar a considerar la belleza aquello que  tiene que estar sometido a normas rígidas en cualquier campo del arte que miremos:  poesía con normas, pintura con normas, escultura, literatura, arquitectura... todo está rígidamente estructurado, lo que se sale de esos estándares no es válido. Se ha codificado. Se ha encarcelado a la belleza.

Otro paso más en ese proceso fue cuando, además, la belleza se consideró como propia, empezó a ser propiedad de... Siguieron dictándose normas, leyes, artículos... dejó de ser libre. Pero la belleza no tiene normas.

Luego fue moda,.... la sociedad de consumo se ha basado, entre otras cosas, en manipular los criterios de belleza hasta hacer despertar, en cada individuo, un sentido de atracción hacia los objetos (coche, vestido, casa,...   ¡una operación de cirugía estética!). 

A tal punto esperpéntico se ha llegado, que ahora recordamos cómo hace unos años en ARCO (Feria internacional de arte contemporáneo-Madrid/España) -ahora no recordamos el año- estaba a la venta ¡un tiket de una caja registradora! -no es ninguna broma- eso sí, debidamente enmarcado. Más recientemente un sujeto colocó unas gafas en el suelo de una galería ¡y los visitantes de la exposición lo tomaron como una obra de arte!. En otra galería, 2 jóvenes bromistas dejaron una piña para ver qué sucedía ¡y la terminaron exponiendo en una vitrina!

http://es.gizmodo.com/dejan-una-pina-en-medio-de-una-exposicion-y-la-gente-la-1795011778

Y más preocupante todavía es el hecho de que la belleza haya y siga siendo utilizada como arma de seducción por las mujeres, pero es que además lo hace compitiendo con otras mujeres -últimamente también por algunos hombres-, y utiliza esos estándares de belleza para conseguir al mejor macho, 

cayendo en una enorme esclavitud porque ¡ese modelo de belleza al que quiere  imitar está impuesto por los varones! Sin hablar del ingente negocio que supone el imperio de la moda.

La belleza la hemos utilizado como un recurso sexual, cuando lo cierto es que la belleza abarca un espectro infinitamente más amplio, porque cuando miramos una flor lo que nos atrae no es puramente sexuado; es la belleza. ¡No todo en la belleza es un reclamo sexual! ¿Dónde está la sexualidad de un atardecer? ¡La mayor parte no está para la reproducción!

 

Untitled5.png

 

¿Por qué quedarnos atrapados en un solo aspecto de la belleza como es el relacionado con el aspecto material, aunque también sea belleza? Cuando materializamos el espíritu, o cuando ciframos el amor (la belleza) solo en lo material, lo que estamos haciendo es enlentecer nuestra luz y desnaturalizar el amor (la belleza).

Parece evidente que ese camino no es el idóneo para que la mujer pueda ir encontrando lo que de Principio Femenino puede ir desarrollando y reflejando en su entorno. Volvemos a recordar que la belleza no responde a modas, propiedades particulares, ni encorsetamientos. La belleza ES.

Quizás por todo ese proceso de codificación, propiedad y control, se tuvo que hacer inmortal para protegerla. Pero en la medida que incorporamos, vivimos, sentimos, desarrollamos la belleza, entramos en ese camino de inmortalidad. Porque el arte está en cada uno de nosotros, nos da la opción de gozar plenamente y tiene un potencial sanador. Solo hay que tratar de buscarlo, plasmarlo; pero el poder lo anula cuando lo codifica. Belleza también podemos encontrar en una forma de andar, una forma de mirar, una forma de acoger, de guisar, de relacionarse, el canto, la danza... ¡la belleza del silencio!, ¡dar nuestros dones -que no son nuestros- con la máxima belleza!

Somos luz, somos belleza por ser reflejos de la Creación. Somos creación... en la medida en que cada ser vamos recuperando nuestra propia belleza, la exterior y la interior -una es el reflejo de la otra-, y en la medida que tomamos consciencia que todos los seres somos reflejos de esa Creación y cuando servimos en nuestros sentires, quereres y haceres, en ese proceso iremos reflejando parte de esa belleza.

Somos seres de luz, luz nómada que viaja, y en ese viaje nos llevan. En ese camino el poder ha domesticado a la mujer, ha domesticado el Principio femenino, ha domesticado la Belleza.  Pero no podemos olvidar que somos diferentes luces nómadas, de diferentes colores, de diferentes vibraciones, y diferentes intensidades... somos luces itinerantes que deben tender a la expansión y al máximo brillo... y podemos hacerlo sin que se produzca  ninguna fricción -como lo hace un arco iris- sin chocar entre ellas; con una convivencia de aceptación de las otras luces viajeras, con una complacencia mutua y admiración del brillo de cada una... todos los seres somos reflejos de La Creación. Al fin y al cabo ¿no es eso el proceso de evolución en que todas las personas andamos inmersas con más o menos conciencia? La humanidad puede llegar a ser un pleno reflejo de la belleza. 

 

何仙姑 (He Xiangu) La única mujer de los ocho inmortales

¿Y cómo podemos reflejar la belleza? A continuación recogemos las sugerencias que se transmitieron en el año 2013 en el seminario de Inspiración Femenina “Trama de lo femenino mediante la confabulación”

 

- Educar en el cultivo de la belleza.

- Partir de lo que hay -por algo hay que empezar- Hacer aquello que nos parezca bello en este momento, ¡pero! sin olvidar que realmente lo difícil es ser permanente y constante.

- Saber que todo tiene algo bello ¡pero! nos han dicho qué es bello y no es tan fácil verlo.

Buscar qué es lo que hay de femenino en cada cosa, puesto que la Belleza en encarnó en el Principio Femenino. Por ejemplo lo curvo, lo maternal, lo que acoge, lo que custodia, lo generoso..., y al descubrir la belleza, descubrimos su VIRTUD. Desarrollar nuestra capacidad de ver la belleza en todo. Por más desesperada y terrible que pueda parecernos una situación... aunque sea un pequeño detalle, que puede estar ahí para que aprendamos, por ejemplo al enfermo, mostrándole la belleza que puede tener ese proceso. Ese camino nos permite alcanzar la trascendencia que nos puede conducir a la inmortalidad.

 

 

Autor de las fotografias de las flores Craig Burrows. Capta la luz fluorescente que emiten las plantas y que no vemos a simple vista, mediante la florescencia visible inducida por radiación ultravioleta (UVIVF), técnica desarrollada por Oleksander Holovachov.

Posted in CULTURA

Comentarios (1)

  • Patricia

    Patricia

    11 Junio 2017 a las 05:06 |
    Qué belleza. ...este artículo ha sido un regalo maravilloso. ....gracias de corazón.

    responder

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV