16Junio

NO PERDER LA ALERTA.

NO PERDER LA ALERTA.

Mirando, hace unos días, un documental sobre la época del Ayatollah Jomeini, porque me interesaba saber que pasó en el mundo árabe para que hoy estemos como estamos, en un momento de la historia en el que parece que el llamado estado islámico se hace cada vez más poderoso y se va expandiendo, como una marea de chapapote, por todo oriente.

Lo que me llamó la atención del documental fueron las palabras de una mujer que no entendía el cambio radical que se había producido en el modo de vivir desde el gobierno del Ayatollah hasta nuestros días. Ella recordaba que años atrás las mujeres no usaban los elementos propios para tapar sus cuerpos y sus caras, y no era motivo de conflicto. Sin embargo hoy en día, una gran parte de las mujeres árabes no se atreven a dejar de usarlo, y otra gran parte de ellas esta convencida de que es palabra de Dios el que deban usarlo, porque está escrito en el Corán.

Los mayores puntos de controversia en las distintas interpretaciones del Corán por parte de las diferentes facciones musulmanas son sin duda alguna los referentes a la mujer y a la guerra. Dos elementos que el varón siempre ha usado para su beneficio, y para obtener poder.

Eso ya lo sabemos de sobra, pero lo que me interesa resaltar es esa regresión a una situación de desidentificación consentida. Comparando con lo que sucede en el mundo visible de la mujer occidental, con respecto a los malos tratos, veía una gran similitud en el modo en como se ha llegado a reinterpretar, en el fondo, como algo bueno. Tanto la desaparición de la imagen de la mujer en el mundo exterior árabe, como los malos tratos de las mujeres en el mundo occidental tienen el mismo elemento mantenedor. Un parasito.

Un parasito que la mujer tiene en su pensamiento y que la hace creer, en un caso, que su cuerpo es culpable porque es seductor y peligroso, y en el otro que ella tiene un defecto que provoca la ira de su amado…Desgraciadamente, en el fondo, tanto la exigencia del hombre musulmán de que la mujer no exista en el exterior, como el maltrato del varón occidental, representan para esas mujeres una muestra de lo mucho que las aman.

Sin embargo, esa regresión en el modo de pensar de la mujer árabe, nos debe alertar a todas las mujeres, porque el parasito es muy largo, y el hombre varón muy inteligente. Las mujeres estamos mucho más desidentificadas que los hombres, por tanto no es raro que cualquier inducción a identificarnos, con lo que sea, nos atraiga.

Hoy, las mujeres occidentales, estamos viviendo un momento de “libertad” al menos aparente, pero no debemos perder la alerta, de que igual que sucedió en el mundo árabe, nosotras también podemos caer en la trampa de una identificación que venga de la mano del hombre varón y que nos aleje de nosotras mismas. Hoy que el panorama de poder cada vez tiene más rostros de mujer debemos mantener la calma, y reflexionar sobre lo que verdaderamente queremos cambiar, y a donde queremos llegar.

 

Posted in ARTICULOS BLOG

Comentarios (1)

  • gypsybleue

    gypsybleue

    27 Junio 2015 a las 01:44 |
    Me gusta mucho este apartado porque nos identifica en nuestra desidentificación con las demás mujeres sin separarnos entre árabes y las no árabes...sino que estamos en las mismas situaciones. Sin embargo, como mujer espero el momento de celebrar nuestro encuentro como mujeres desde la identificación por estar mejor reverenciadas e identificarnos con eso...lo que llamamos y sentí-pensamos "lo femenino..."
    "de que igual que sucedió en el mundo árabe, nosotras también podemos caer en la trampa de una identificación que venga de la mano del hombre varón y que nos aleje de nosotras mismas. Hoy que el panorama de poder cada vez tiene más rostros de mujer debemos mantener la calma, y reflexionar sobre lo que verdaderamente queremos cambiar, y a donde queremos llegar.

    responder

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV