23Junio

ABORTOS SELECTIVOS E INFANTICIDIO DE NIÑAS - ¿Cómo sería un mundo en femenino?

Por José María Caravantes y Matilde Líndez

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), “faltan” unas 117 millones de niñas en todo el mundo debido a los abortos selectivos o al infanticidio.

En las últimas tres décadas se consideró que era una práctica exclusiva de China e India.  El problema estalló en la década de los años 90, en parte por el aumento del uso de las ecografías, que permitía la elección del sexo del bebé. Ahora se ha extendido a otras zonas como Europa oriental y Asia sudoriental ( Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Vietnam, Bangladesh y Nepal).

fotoniña

 

Incluimos un link de nanas (lullabies-canciones de cuna), en recuerdo a esos millones de niñas que nunca pudieron escuchar ninguna.

https://www.youtube.com/watch?v=sIvbwaxgP6s

Bimla Chandrasekharan, fundadora y directora de EKTA, organización que defiende los derechos femeninos en India, donde la preferencia por los varones es una práctica común, vio que suegras y maridos enojados echaban de la casa a las mujeres que habían parido niñas. Algunas de las razones por las que se prefieren los varones son económicas. En India, los padres tienen que pagar una dote cuando sus hijas se casan. En muchos países, solo los hijos varones pueden heredar la propiedad, aunque ésa no es la única razón.

Chandrasekharan señaló que algunas madres no quieren traer hijas a un mundo en el que sufrirán acoso y abuso sexual, una vida de trabajo doméstico no remunerado y contraer matrimonio siendo niñas de entre 12 o 13 años.

Bimla Chandrasekharan participa en la campaña nacional Las Niñas Cuentan", que procura luchar contra la elección del hijo según su sexo en India, para lo cual recibe apoyo del UNFPA y de ONU Mujeres.

Chandrasekharan se apresuró a aclarar que su lucha antipatriarcal no es sinónimo de que su organización esté en contra de los hombres. “No estamos en contra de ustedes en tanto que personas, hablamos de un sistema”, explica a los hombres y niños con los que trabaja... La evidencia muestra que lo que realmente funciona es cambiar las normas sociales y de género que subestiman a las niñas, y al mismo tiempo, ofrecer más oportunidades a las niñas y las mujeres... conceder a la población femenina derechos de acceso equitativo a la educación, al empleo y a la tierra”.

Veamos un ejemplo:

“NUEVA DELHI, 13 jun 2017 (IPS) - Las tres mayores tribus de Megalaya, un punto fuerte de la biodiversidad del noreste de India, son matrilineales. Los descendientes toman el apellido de la madre, mientras que las hijas heredan las tierras de la familia.”

http://www.ipsnoticias.net/2017/06/todo-cambia-cuando-las-mujeres-tienen-derechos-sobre-la-tierra/

“La consolidación de los derechos de tenencia de las mujeres sobre la tierra genera diversos resultados positivos para ellas y sus familias, incluida la capacidad de resistencia a los choques climáticos, la productividad económica, la seguridad alimentaria, la salud y la educación.”

 En la imagen, una mujer tribal trabaja junto a su esposo plantando arroz en la provincia de Rayagada, India. Crédito: Manipadma Jena / IPS 

fotoniños

 

Además de las 117 millones de niñas a las que no se les ha permitido el don de la vida que la Creación les había concedido, debido a los abortos selectivos o al infanticidio, no podemos olvidar la situación de las mujeres en general, que sí han llegado a nacer, pero que hoy por hoy no pueden desarrollar la, o las funciones, para las que fueron creadas, debido a la situación de dominación, domesticación y esclavitud en que llevan viviendo desde hace milenios, aunque las mujeres de sociedades “supuestamente” más avanzadas, muchas de ellas con una cierta independencia económica, estamos convencidas de nuestra liberación de ese yugo.

 ¿Por qué puede afirmarse esto?, porque hasta ahora lo único que hemos hecho las mujeres ha sido imitar el modelo masculino, incorporar ese modelo a nuestras vidas, para así intentar pertenecer al sistema dominante. Para ello ha sido y sigue siendo imprescindible reproducir los valores en que está basado dicho sistema: fuerza, potencia, poder, tamaño, competencia, la ley del más fuerte... Resumiendo, un sistema de vencedores y vencidos, donde es evidente que la inmensa mayoría pertenecemos al grupo de los perdedores. Tanto hombres como mujeres.

Y nos surge una cuestión, ¿qué  humanidad  podría existir si todo eso no se estuviese produciendo, qué carácterísticas tendría, qué cualidades, qué capacidades...? Probablemente ahora sería todo muy diferente. Para poder imaginarnos algo, nos limitamos a incluir un vídeo muy reciente que se nos ha ofrecido, y a continuación su transcripción.

¿CÓMO SERÍA UN MUNDO EN FEMENINO? (Transcripción hecha por Loana) (YOUTUBE. 21-05-2017)

https://www.youtube.com/watch?v=as2RcX-EvMo

Isaía: ¿Cómo sería, por ejemplo, un mundo en femenino?

Maestro: ¿Cómo sería, por ejemplo, un mundo en femenino? Entonces un mundo en femenino, está claro, un mundo en femenino no tendría guerras.

Un mundo en femenino tendría un montón de belleza que se vería por todos los lugares y por todos los rincones.

Un mundo en femenino estaría lleno de piropos. ¿Te imaginas? Habría un programa de piropos en la televisión, diario… para los hombres  y para las mujeres.

Un mundo en femenino sería aquel en el que habría niños; todos los hombres serían papás y todas las mujeres serían mamás.

Un mundo en femenino sería un mundo de permanente cultivo del amar, de… amantes. Un mundo en femenino sería una humanidad de amantes en la que los seres entrarían en sintonía según las sensaciones que despertaran unos a otros.

Un mundo en femenino sería un mundo de múltiples versiones, porque la mujer no sería la mujer de ahora, sería otra mujer diferente, e interpretaría, como diríamos “las esdrújulas” antiguas o las “brújulas” antiguas, los signos de los tiempos a través de la interpretación de las estrellas o las líneas de la mano o los posos del café o los posos del té. Sería un mundo mágico.

Indudablemente, también habría que cultivar el campo y tener ganado y hacer queso y pescar… Y a lo mejor cazar, ¡bueno!, de vez en cuando. Pero sería un mundo de… imaginación. O sea las palabras, los programas de televisión serían imaginativos, todos de otras dimensiones, de lo que a cada uno se le podría ocurrir.

Sería un mundo entregado a la labor; no al trabajo, a la labor.

Serían comunidades de diferentes estilos que coincidieran una vez cada tres años o cada cuatro años, en una gran conflagración en distintos lugares.

Y además un mundo en femenino tendría un mismo lenguaje, no habría que aprender idiomas. Un mundo en femenino tendría el lenguaje de la ternura, que es Ter-NU-ra, “Nu” es mujer en chino. Ter-NU-ra…

Pues no sé, a todo esto, esto lo tienes que decir tú…

Isaía: ¿Yo?

Maestro: Claro, tú eres la femenina. Tú has preguntado…

Isaía: Pero tú eres el que ves más allá.

Maestro: Yo… más allá, más allá, más allá… pfff… Bueno y entonces ¿cómo sería lo más sutil de lo más sutil, de lo más sutil de un afecto?

Isaía: Sería como flotar en  una nube. Lo más, lo más sutil de un afecto sería como… tumbarse en 

el agua y flotar. Sería como cuando estás en el agua y sientes que tienes agua alrededor pero, a la vez, no lo sientes. O sea, es como que te fundes.

Maestro: O sea, lo sutil es fundido. ¿Y cómo sería –¿te imaginas?- un cuerpo sano?

Isaía: Un cuerpo sano sería un cuerpo sano… Un cuerpo sano sería un cuerpo que no tiene dolor…

Maestro: ¡Ni memoria de dolor!

Isaía: Y sigue, es un cuerpo que sigue.

Maestro: Que no se cansa.

Isaía: Que se entrega.

Maestro: Que no se gasta.

Isaía: Que está al servicio.

Maestro: Que siempre ve, oye y saborea.

Isaía: Es como seguir un camino de piedras y vas resolviendo cada piedra, según aparezca.

Maestro: Es decir que ni se crea ni se destruye, únicamente se transforma. ¡Guau!

Isaía: ¿Y cómo sería un mundo en el que no se ha perdido la espontaneidad?

Maestro: … El mundo en el que no se ha perdido la espontaneidad sería el mundo de… “titrin tan tran….” Canta)

Isaía: (Canta con él)

(Ambos improvisan)

Maestro: Así… Así sería. Y así culminamos. Ustedes tienen que preguntarse eso: “¿Cómo sería?”;  y será, como acaban de ver.

Isaía: Adiós… (Cantando)

universoniñoi

 

Probablemente todos, tanto hombres como mujeres anhelamos un mundo así. Pero también es evidente que tendríamos que cambiar mucho y anhelarlo no es suficiente. Ahora bien ¿acaso no merece la pena ese es-fuerzo?, sobre todo si recordamos permanentemente que somos FUERZA, que es LA FUERZA la que nos alienta a seguir, que es LA FUERZA la que nos da todas las capacidades que necesitamos, y que es de esa FUERZA de donde venimos. Ufffff... quizás estamos aquí, en este momento, para poder dar cumplimiento, de una vez por todas, a nuestro proyecto individual, pero sobre todo al proyecto colectivo de crear una humanidad diferente a la que todos los seres podemos ¡y debemos! contribuir.

Posted in ACTUALIDAD, OPINION

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV