07Febrero

LAS SUFRAGISTAS

LAS SUFRAGISTAS

Por Inspiración Femenina.

Una reflexión en torno a la película Las Sufragistas.

Película de actualidad en estos días, sobre un tema histórico aparentemente superado pero que, bajo otra óptica, cobra una gran vigencia. Dirigida por una mujer: Sarah Gavron

La película narra el movimiento de las Sufragistas en Londres  a principios del siglo XX.  Mujeres trabajadoras, de clase social muy desfavorecida, que pusieron en juego sus trabajos, sus familias, sus hijos e incluso su vida. Muy bien ambientada y muy bien interpretada, aunque se echa de menos una participación más larga por parte de Maryl Streep.

El movimiento sufragista da sus primeros pasos, como sociedad, a finales del siglo XIX,  pero  fue en 1903  Emmline Pankhurst quien funda La Unión política y social de la mujer.

 

Ha pasado un siglo y, poco a poco –y después de mucha lucha-, los países de Occidente permitieron el voto a la mujer. Sin embargo, muchos otros del planeta siguen a la espera.

No obstante, encontramos en la película perfiles de comportamiento que hoy día siguen muy, pero que muy vigentes:

El marido que ante la amenaza de su rol, ante la amenaza de que se cuestione que él es quien manda en casa, modifica totalmente su comportamiento dulce y permisivo hacia su mujer. El hombre acompaña a la mujer siempre y cuando su “posición” no se vea alterada. Su posición social, de autoridad sexual es algo aún intocable para la mayoría de los hombres.

También los hay más tolerantes… “hasta que”.  Te dan cuerda… pero cuando empiezan a peligrar cosas –como es tu  salud- entonces se cierran la puerta para seguir adelante.

Pero siempre hay una figura paternal. Posición mucho más peligrosa que encubre un sometimiento muy sutil. Te alertan de los peligros que corres si permaneces en tus innovaciones, te aconsejan. Son esas voces que muchas veces escuchamos las mujeres, que nos dicen: “Todos hemos pasado por lo mismo, en realidad te están engañando, esto no va a cambiar…” Y ante esas voces es muy fácil retroceder en la firmeza.

No falta el abusador de niñas. Es el jefe, el patrón y tiene derecho a todo.

La imagen de un parlamento lleno de hombres sigue siendo muy familiar. ¿Acaso no es la misma imagen la de cualquier Concilio? ¿Acaso no vemos lo mismo en los grandes consejos de las empresas punteras de nuestra sociedad?

Las sufragistas finalmente tuvieron que recurrir, como bien se dice en una escena, “al lenguaje de la guerra porque es el único lenguaje que entienden los hombres”. Y así es y así ha sido. Pero no hay que desalentarse, y pensar que alguna vez serán los hombres los que cambien su lenguaje y se acerquen al lenguaje de la mujer, que dista mucho de ser una prosa acompañada de tambores del guerra.

 Llama la atención la “piña” que hicieron los sufragistas y nos da que pensar lo que podemos lograr las mujeres cuando trabajamos unidas. De la misma manera se sigue produciendo el hecho lamentable de ver cómo el enemigo más terrible de una mujer no es un hombre, sino otra mujer.

Les recomendamos que la vean. Además de conocer  hechos históricos que cambiaron el status de la mujer y por tanto de la sociedad, nos permite reflexionar a cerca de los “flecos” que un siglo no ha sido capaz de lavar.

 

 

 

 

 

 

 

Posted in OPINION

Comentarios (1)

  • María Brito

    María Brito

    08 Febrero 2016 a las 03:21 |
    Gracias chicas por su eterna preocupación y buscando siempre que cada día demos un paso adelante y sin retorno gracias gracias gracias porque debemos calarlo en nuestras células,

    responder

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV