13Agosto

NO TE DEJES INFLUENCIAR POR LAS TALLAS DE ROPA

Por Inspiración Femenina Tian

No es ninguna novedad el hecho de que la industria de la moda juega con las expectativas e ilusiones de mujeres.

Nuestra baja autoestima y la necesidad de sentirnos guapas y aceptadas ha convertido a esta industria realmente poderosa a la hora de manipularnos con sus estrategias. Y otra de sus estrategias es la de jugar con los números de las tallas.

Hasta casi mediados del siglo pasado, la ropa era confeccionada a medida, ya fuera por costureras en el caso de las mujeres y hombres con más recursos, y en el caso de familias de bajos recursos, por las propias mujeres de la familia. La moda existía, y se vendía en forma de patrones de ropa para que fueran copiadas las prendas a medida.

Pero las dos guerras mundiales del siglo pasado cambiaron las cosas.

Las tallas de ropa ya existían desde las guerras Napoleónicas pero solo se utilizaban para confeccionar los uniformes de los soldados. Se basaban en distintas medidas de pecho y el resto se calculaba asumiendo que el cuerpo estaba proporcionado.

En 1939 el gobierno de Estados Unidos ordenó la medición de los cuerpos de 15 mil mujeres para poder establecer un patrón de tallas. Pero en estos cálculos solo se tomaron en cuenta las medidas de las mujeres blancas, y seguramente las mujeres que participaron eran mujeres de bajos recursos, que no se alimentaban bien, porque tenían unas medidas inusualmente delgadas para la época.

Se toparon con que el cuerpo de las mujeres era difícilmente estandarizado ya que las medidas de las caderas eran muy variables, y entonces establecieron un sistema de tallas bastante complicado en donde se incluían medidas de caderas, altura, pecho… era poco rentable estandarizar ropa de esta manera.

El los 80’s este sistema de tallas cayó en desuso y se agregaron tallas más pequeñas, así lo que antes era una talla 12 en estados unidos, se convirtió en una talla 8. Comenzó lo que se conoce ahora como: Vanity sizing o establecer las tallas para fomentar la vanidad.

Esto se hace con el fin de satisfacer los deseos de las clientas de parecer más delgadas, así esa tienda en cuestión vende más. Las tallas se convirtieron en una técnica de marketing. Y también manejan el hecho de hacer desaparecer tallas grandes para mover a la población hacia un prototipo de belleza más rentable. Estas tallas se establecen de manera arbitraria, y en un mismo país, cada tienda tiene su propio sistema de tallas. 

Pero lejos de hacer sentir mejor a las mujeres, esto está causando muchos problemas. Las mujeres ya luchan diariamente con los modelos de belleza que nos venden en la publicidad. Los desordenes alimenticios son más comunes de lo que nos gustaría porque las mujeres quieren entrar en estos patrones de belleza muchas veces imposible. Si a esto le agregas que un día eres una talla y al siguiente esa talla te va pequeña, no te planteas que la talla esté incorrecta, lo primero que pensamos es que estamos hinchadas, que hemos engordado y ahí se desencadena toda una serie de pensamientos muchas veces nocivo para la salud mental de las mujeres. Según la fundación Imagen y Autoestima, “el 44% de los españoles se plantea iniciar una dieta cuando comprueba que no usa la talla de ropa que creía utilizar”. De esta cifra, el 80% son mujeres.

Hace ya años que la Unión Europea dictaminó que las tallas debían unificarse y al parecer están trabajando en ello. En realidad, les interesa unificar las tallas porque todas estas compañías venden su ropa por internet y están teniendo muchos problemas para venderla. La falta de unificación no les permite tener la fidelidad de los clientes ya que existe un gran numero de devoluciones.

Posted in OPINION

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV