26Enero

EL PRÍNCIPE AZUL Y LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

EL   PRÍNCIPE   AZUL   Y   LA   DEPENDENCIA   EMOCIONAL

Por Matilde Lindez y Jose Mª Caravantes

¿Acaso la mayoría de las mujeres no han esperado o esperan a su príncipe azul? Lo cual conlleva, inevitablemente, una carencia permanente de que algo - si no la mitad - falta, y que la mujer está incompleta mientras ese descubrimiento no se dé, de forma que su expectativa la sitúa en “otro”.

También  una vez encontrado al “otro” puede suceder, y es muy, pero que muy habitual, que por miedo a perderlo soporte desprecios, malos tratos, chantajes emocionales ... lo que le puede hacer renunciar a su propio proyecto en pro de sentirse ”completa”

Esa dependencia emocional, por sentirse incompleta, le lleva a establecer relaciones patológicas a costa de su propia salud. Con lo cual podemos establecer una relación directa entre esa dependencia emocional y enfermedad.

Lo Inn-Mujer tiene la necesidad de una “permanencia” de ese príncipe azul, que no se vaya; porque si esto sucede vuelve a quedarse semi-vacía. Pero es importante recordar que energéticamente, según nos indica la Tradición, el Inn-Mujer es lo estructural, lo concreto, lo manifestado, lo evidente. El Yang es lo inmaterial, lo invisible, lo inalcanzable, lo incaptable.

En un primer momento podríamos pensar que esa necesidad de permanencia que el Inn-Mujer tiene hacia el Yang-Hombre, puede venir generado porque está impresa en su propia estructura y la extrapola al Yang-Hombre, ¡pero! sería saludable que se fuese posicionando - aunque fuese al principio racionalmente - más adecuadamente, sin esperar que el Yang-Hombre actúe como ella. A la larga, eso podría evitar infinidad de frustraciones en el Inn-Mujer. Y para nada es nuestra intención el justificar la infidelidad, ni debatir sobre ella. Allá cada uno y cada una con su conciencia. Simplemente nos remitimos a lo que nos transmite la Tradición sobre la energética del Inn y el Yang.

¿No será que las mujeres-Inn en esa búsqueda de la completud, del opuesto y complementario, del Yang, suplantan en su corazón LO DIVINO con el varón?

En esa línea recogemos ahora unas palabras transmitidas en el Seminario del grupo de Inspiración Femenina en Padova:

“... la mujer idealiza a priori las relaciones. Y ¿por qué lo idealiza de esa manera?.

Hace miles de años la mujer tenía un vínculo instintual extremadamente fuerte con la Fuerza de la Vida, que con el paso del tiempo el varón usurpa...tenemos que recuperar ese vínculo con TODO... recuperando ese vínculo con todo lo vivo, el grado de dependencia va a ser mucho menor”.

Porque si nuestro vínculo se amplia a TODO lo vivo, sean personas, vegetales, animales, fantasías, sueños, sus propios ideales... la plenitud no dependerá de ese posible príncipe azul, sino que se podrá extender hasta el infinito. Esa plenitud dejará de depender del “otro”. La mujer la encontrará dentro de ella y de ese Amor que pueda sentir hacia todo lo vivo. Podrá o no tener pareja pero esa plenitud no va a depender exclusivamente de ello, porque ese mundo emocional puede estar pleno, con o sin pareja.

En busca de esa identidad de lo femenino, es imprescindible que desaparezcan infinidad de corsés, no ya físicos como en la era victoriana (y que continúan muy sutilmente a través de la moda, medios de comunicación, música...), sino esos castradores corsés mentales que siguen impidiendo a las mujeres entrar en ese vuelo que le permita encontrar su propia identidad, que nunca debería haber estado basada en el otro, en lo externo.

También cabe la posibilidad de fugarse de ese corsé de la dependencia emocional que aprisiona, no le permite respirar el auténtico Aliento, el que sí puede hacer sentir plena a esa mujer, sin por ello pensar que es cobardía ¡ni mucho menos!

Como nos recuerda el Dr. J.L. Padilla (RADIO FUGA 15.1.16), “pudiera parecer un término cobarde; no, a huir de aquello que nos encarcela, a huir de aquello que nos pone barrotes, a huir de aquello que nos codifica, a huir de aquello – aunque sea a aullidos y a gritos -, de aquello que pretende manipularnos”, para recuperar “la belleza que adorna este pequeño gran planeta y que, básicamente, está representada en lo femenino, en todo lo fémino que es lo que nos mantiene, tanto a lo fémino como a lo masculino, para huir conjuntamente.”

 

Posted in RELACIONES

Comentarios (1)

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV