15Mayo

CORRE LA SANGRE

Por Samuel Padilla

Hoy os traemos la traducción de un artículo de la revista Newsweek escrito por Abigail Jones, junto con algunas notas personales.

Las imágenes que acompañan el articulo son de Jen e Rob Lewis, una “diseñadora menstrual” y un fotógrafo estadounidenses. Cada mes Jen recogía su menstruación en una copa y la tiraba en el WC creando formas diversas que Rob fotografiaba.

     Empecemos por lo más obvio. En la historia de la humanidad todas las mujeres han tenido la menstruación, cada mes la parte superficial del endometrio se renueva creando un flujo de sangre hacia la vagina. Este proceso es natural, como beber, comer o dormir, es también bonito y común a todas las etnias del mundo, pero la mayor parte de las veces se habla poco. No es un tema que se hable en público digamos. Se esconde, las mujeres no quieren que se sepa que están “en uno de esos días”. Las mujeres van al baño enfilando la compresa entre las manos para que no se sepa que están con la menstruación. O cuchichea con otras mujeres para preguntarles si tienen una compresa, como si le estuviera pidiendo una droga.

     En general cuando una joven debuta con sus primeras menstruaciones inicia, en la mayoría de los casos, un viaje de silencio e incomodidad que dura años.

     Crea inestabilidad emotiva, calambres, dolores de cabeza, y lo peor, es que es mensual.

     En un articulo atípico de 1978 para la revista Mr Magazine, la feminista Gloria Steineman, respondía a la pregunta que tantas mujeres se han hecho siempre: ¿qué sucedería si de repente, como por arte de magia, fueran los hombres los que tuvieran la menstruación? La respuesta es obvia dijo, la llegada de la menstruación se transformaría en un evento visible, los hombres competirían por su duración y potencia. Steinem se imaginaba que la “Men struación” ocuparía cualquier campo desde la política a la religión, y tendríamos tampones Paul Newman y compresas Mohammed Ali.

     - ¡Hola amigo, estas bien!

     - ¡Por fuerza amigo, estoy en mis días!

 

La “igualdad menstrual” está muy lejos de realizarse, en EEUU por ejemplo existe un impuesto especial para las compresas y los tampones, cuando no existe para los pañales para adultos, la Viagra o los tratamientos para la calvicie.

Vemos como por ejemplo, como en casi ningún baño publico puedes encontrar una maquina de compresas o tampónes. En Europa los impuestos sobre las compresas van desde el 27% en Hungría, 25% Suecia, 22% Italia 10% España, y 5%UK. Canadá sin embargo, -tienen otro nivel para todo- eliminó todos los impuestos de los productos higiénicos para la menstruación. Y curiosamente Kenia fue el primer país en el mundo en eliminar este impuesto en el 2004.

Mas escalofriante es que la FDA (Food and Drug Administration) el organismo publico que “controla” la sanidad en EEUU, no impone a las casas productoras de tampones indicar de que materiales están hechos. Teniendo en cuenta que una mujer a lo largo de su vida tendrá una media de 100 mil horas el tampón metido en su vagina, utilizando cerca de 12 mil tampones en su vida, es grave.

     Se denunció en un tiempo, por parte de Sharra Ostral que los tampones podían contener residuos de herbicidas químicos, lo cual es tremendo… pero pasó inadvertido.

     Si nos vamos a ver las mujeres que viven en países en vías de desarrollo, el tabú, la pobreza, los servicios higiénicos inadecuados, la poca educación en la salud, y la persistente cultura al silencio, crean una situación en la cual a la mujer le viene negado material sanitario limpio, económico y seguro para sus menstruaciones.

     Según la OMS y la UNICEF, 500 millones de mujeres en el mundo no cuentan con los medios necesarios para gestionar su menstruación.

 
 

     En India se revela que en las zonas rurales una chica de cada cinco deja la escuela cuando tiene la primera menstruación.

     El punto es que como la menstruación no va a matar a nadie, no es una cuestión muy importe, sin tener en cuenta que puede influir en cómo las chicas se ven y la confianza en ellas mismas.

     El año pasado ha sido un poco diverso a los demás, porque se ha comenzado hablar de la menstruación, y mucho, tan es así que la National Public Radio (Npr) americana, definió el 2015 como el año de la menstruación.

     Ha nacido un movimiento donde los estadounidenses están hablando de variedad de genero. Un movimiento que busca liberar a la menstruación del estigma con la ayuda de las políticas públicas.

     La menstruación no siempre ha sido un tabú, en las antiguas culturas matriarcales eran un símbolo de honor y poder. Un periodo sagrado donde la mujer podía descansar y tomar su tiempo para cuidar su cuerpo. Hoy ninguna mujer coge dos días de vacaciones para festejar su menstruación. 

     Este mes de Enero Barack Obama ha sido probablemente el primer presidente americano en hablar de la menstruación cuando una Star de You Tube, Ingrid Nilsen de 27 años, le preguntó porqué en cuarenta estados, las compresas eran tasadas como bienes superfluos. La respuesta de Obama fue “debo de confesar que no tengo ni idea, supongo que porque esas leyes las hacen los hombres”. El video se volvió viral,Nilsen decía “el presiente no sabía nada de un problema que influye en la vida cotidiana de las personas, simplemente porque es una de esas cosas de las que no se habla, esto nos tenía que hacer reflexionar sobre el modo que el gobierno y nosotros tenemos de ver el cuerpo de la mujer

     Recordamos cuando la pintora Rupi Kaur posó en Instigram en una foto en la cama, vestida, con una mancha de sangre en los pantalones y en la sábana. La imagen fue cancelada “por error” dos veces. Y algo más actual es el exabrupto de Donald Trump ante la periodista Megan Kelly. Al encontrarse éste incomodo con sus preguntas, dijo que “tenía sangre que le salía por algún lado”

     Según Euromonitor en el 2015 la mujer estadounidense gastó 3,1 mil millones de dólares en compresas y tampones.

Un mercado con ganancias de 30 mil millones. Pero lo curioso es que la investigación para crear nuevos materiales, es escasa. La compresa con adhesivo es de 1969 como última novedad importante. Un hecho que nos hace reflexionar de la importancia que se le da al cuerpo de la mujer.

     El tampón fue inventado por un hombre, el Dr Earle Cleveland Haas, (irónico, ¿no?) durante la II guerra mundial y después, cuando la mujer se incorporó a realizar más trabajos físicos, su venta se disparó. Y con el paso del tiempo las feministas lo cogieron como un producto liberador. ¿Curioso, no?.

     En los 80 hubo numerosos casos de Síndrome de Shock Tóxico relacionados con los tampones  y en los 90 se descubrió la presencia de Dioxina en ellos, un agente canceroso y posible causante de malformaciones en los fetos.

     En 1997 la diputada del estado de New York, Carolyn Maloney presentó el Tampon Safety and Research Act para conducir a la investigación, por parte de los institutos sanitarios, de los riesgos para la salud asociados a los productos higiénicos femeninos, e invitar a la FDA a revelar la lista de los materiales que contienen los tampones y compresas. Desde aquel año ha presentado la propuesta ocho veces, la cual está en el laberinto político burocrático norte americano.

Solo existen dos marcas, Lola y la Conscious Period ofrecen productos 100% algodón, y la segunda de algodón biológico, ya que los cultivos de algodón son los que más pesticidas usan en el mundo.

También se ha desarrollado el Thinx, un culottes con capacidad para absorber la menstruación, lavables, económicas, reutilizables, y si quieres hasta sexis (www.shethinx.com).

Una idea fantástica para evitar que cada año terminen en el desagüe 20 millones de aplicaciones entre tampones y compresas.

La idea de crear este producto vino en el 2010 cuando su creadora, que estaba en Sudafrica le preguntó a una niña de once años, porqué no estaba en la escuela y ésta le dijo “porque estoy en mi semana de la vergüenza”, motivo, que como decíamos al inicio, le condujo a dejar definitivamente la escuela.

     Otras empresas que están proponiendo nuevas ideas es  Dear Kate, (www.dearkates.com ), que por ejemplo para entender en que situación estamos, el gobierno de New York ofreció resistencia a su publicidad alegando que las fotos eran inoportunas.

     Del mismo modo la colombiana Dina Sierra, el indio Arunachalam Muruganantham, y Be Girl -del ingles -Ser Chica- (www.begirl.org) están realizando sus propuestas para el  proceso de la menstruación en los países en vías de desarrollo, ofreciendo ropa intima absorbente y con la capacidad de reutilizarse. De este modo, indirectamente, ayudan a las mujeres a aumentar su auto estima (dejando de usar hojas o trozos de plástico para absorber la menstruación) y tener más confianza en sí mismas.

     Pero esto no resuelve el problema cultual de fondo que hay, donde en muchos países la mujer con menstruación está aislada, no puede tocar nada, es impura.

Un tema del que no se habla nada y que las chicas se vienen a enterar de la menstruación cuando les viene por primera vez, y les dicen: “ahora ya eres una mujer, ya no puedes jugar mas con las otras niñas”.

¿Se imaginan la situación de empezar a sangrar y no entender  nada, no saber nada?… ¿Duro, no?

     Por tanto, se tendría que empezar por la educación, de cambiar tabúes, de cambiar paradigmas y sobre todo educar. Quizás sea molesta porque aunque se habla poco de ella, cuando se habla, es para alzar sus cosas incomodas. Quizás sea como el “parirás con dolor” que está en cada gen y por eso el parto es un problema.

     La mujer hoy en día se desangra, no por su menstruación, sino por el yugo del silencio de sus ciclos al que es sometida.

 

 
   

 

 

Posted in SALUD

Comentarios (3)

  • Niria Guerrero

    Niria Guerrero

    21 Septiembre 2016 a las 15:21 |
    Como siempre Gracias, por hacernos protagonistas...lo mas importante, que cada mujer se reconozca de esa manera, dueña de si, del presente de su cuerpo y como amarlo y amarse en ese presente.... la menstruación desde mi vivencia, como en la mayoría es de indisposición, ya sea por el abundante sangrado, por el dolor de mi cuerpo o por que siento que mi proceso mental, también se ve afectado...para mi se trata de aceptarse cada una en su condición de mujer de lo bueno o lo malo que eso representa, en definitiva amarse .

    responder

  • THAIS

    THAIS

    09 Junio 2016 a las 00:12 |
    SI NOS ENSEÑARAN DESDE JOVENES QUE LA MENSTRUACION ES VIDA Y COMO TAL, ES SENTIRNOS MUJERES VITALES, CREADORAS, VIBRANTES, SANAS SALUDABLE Y QUE DAN VIDA....CREO QUE HAY QUE TRANSCENDER ESTA CREENCIA CULTURAL QUE NOS HAN INCULCADO Y PASEARNOS POR LAS INTERESANTES IDEAS QUE LEI EN SU MENSAJE. GRACIAS.

    responder

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV