06Octubre

RATAS DE LABORATORIO

RATAS DE LABORATORIO
 

Una vez más nos encontramos ante un problema grave de salud de la mujer y -como no podía ser menos- referido  a su feminidad.

Los métodos anticonceptivos han sido muchos a lo largo de la historia y los embarazos de la mujer algo tan manipulado como la mujer misma.
Los cuantiosos embarazos de las mujeres interesaron cuando la mortandad de la especie era alta y cuando hacía falta mano de obra para el campo. Y… ¡ay de la mujer que no fuera una buena hembra reproductora!
Ahora nos morimos más tarde –al menos en el llamado primer mundo- y mano de obra ya no hace tanta falta -que para eso inventamos las máquinas-  así que los índices de natalidad han descendido enormemente.
La mujer siempre ha sido “algo” de poner y quitar, guardar o mostrar, subir o bajar. Eso es muy propio de los “bienes de consumo”: unas veces vienen bien y otras son un estorbo. Unas veces están en alza y otras están a la baja.
Y como somos “algo”, pero algo que puede ser incluso útil y rentable, se nos ha considerado ratitas… no sabemos si por aquello del cuento de la “Ratita Presumida”… pero el caso es que en los tiempos actuales somos ratas de laboratorio.
 
Todo el sistema hormonal de la mujer –bien complejo por cierto- ha sido y es campo de experimentación.  Por cierto, la primera prueba a gran escala en la que las hormonas sintéticas se usaron como anticonceptivos orales, se hicieron en  Puerto Rico y en Haití a 6.000 mujeres en 1956.  No se hicieron en el primer mundo…
Y ahora llega el Essure, que como vemos en la noticia publicada por el diario español El Mundo, ha dado grandes problemas.
Es una pena que la “liberación sexual” de la mujer no haya conllevado una formación y conocimiento de su sexualidad. Y sobre todo un descubrimiento de cómo es SU sexualidad. Nos relacionamos emocional, afectiva y sexualmente con las coordenadas del lenguaje dominante: el lenguaje masculino, para el que la sexualidad es igual a coito. ¡Claro! ¡Hay que evitar las molestas consecuencias que vienen nueve meses después! ¿A qué precio? Al que sea. Total quien lo paga es la mujer.
Sería saludable que cuando nos proponen a las mujeres  nuevos métodos anticonceptivos nos informáramos un poco… porque –como dice el dicho popular_ la ignorancia es muy atrevida. Adolecemos las mujeres, debido a esa ignorancia, a un “atrevimiento” que ejercitamos en aras de cumplir con el modelo social que se nos requiere en ese momento. Ha sido la constante de nuestra historia interpretar fielmente el guión del “director”, guión que nunca escribimos nosotras
Recuperemos, como mujeres, la expresión de nuestra sexualidad, ¡sin miedo! Y ocupémonos de averiguar sobre aquellas cosas que nos ofrecen como “panaceas”… Mediante una sencilla intervención, esta especie de muelle de níquel se coloca en las trompas de Falopio de manera que produce una inflamación del tejido que lo va rodeando hasta que la trompa se obstruye e impide el paso del espermatozoide.
Una reflexión  bastante primaria y sencilla ante este párrafo  sería:
1.-El níquel es un metal… y los metales a veces dan alergias…
2.-Una intervención puede ser sencilla… para quien la realiza; tener implantado “un cuerpo extraño”… puede ser complicado para quien lo lleva.
3.-Hasta donde nos dijeron… una inflamación no es algo bueno: La inflamación es la respuesta, del sistema inmunológico de un organismo, al daño causado a sus células y tejidos vascularizados por patógenos bacte- rianos y por cualquier otro agresor de naturaleza biológica, química, física o mecánica. Pedro Barreno (Departamento de Cirugía, Facultad de Medicina, Universidad Complutense. Hospital General Universitario Gregorio Marañón)
Puestos a que se nos inflame algo, que se nos hinchen  las narices, (hinchar las narices es una expresión castellana que indica que uno está harto, muy harto y enfadado ante una situación) ante tanta manipulación social y ante tanta ignorancia por nuestra parte.

Y ya que la liberación femenina ha llegado… liberemos a nuestra sexualidad de ser un vehículo de sometimiento a los gustos del varón. Porque mientras unos tienen “gustos”, otras tienen “disgustos”.

Posted in SALUD

Comentarios (1)

  • Susana

    Susana

    13 Noviembre 2015 a las 19:37 |
    Pues si!

    responder

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV