Anorexia Nerviosa (Enero-13)

Siguiendo nuestra recopilación de información de las historias clínicas, y continuando con el capítulo anterior, hoy traemos un tema que aparece muchas veces parejo: la anorexia nerviosa.

ANOREXIA NERVIOSA

Muchas personas con bulimia, aunque no todas, también sufren de anorexia nerviosa –y viceversa-.

La sociedad actual de los países desarrollados potencia el culto a la imagen personal y la preocupación por ‘verse bien’; hay un bombardeo continuo con estándares de belleza: por todos lados se ven fotos de modelos femeninos y masculinos que son referencia para millones de personas, y estos modelos son delgados –o extremadamente delgados-.

Evidentemente, las edades en las cuales se trabaja la búsqueda de la propia identidad y la aceptación por los demás –como son la adolescencia y juventud- son las que mayoritariamente desarrollan ese culto y preocupación por la propia imagen, y por ello siguen los cánones impuestos por la moda.

La alimentación tiene mucho que ver con la autoestima, con la autovaloración personal, de tal forma que, en la medida en que comes determinados productos, esos productos te hacen mantener, a lo mejor, la estética de belleza que esté imperante en ese tiempo –que es la más fuerte, evidentemente-.

Pero no todos los cuerpos son iguales, y lo que se ve en las fotos no es tan fácil de conseguir en la realidad, por lo que muchas jóvenes realizan auténticas torturas para conseguir verse ‘delgadas como de revista’ –que  incluyen ejercicios extenuantes y dietas muy estrictas-.

La anorexia nerviosa es la consecuencia de llevar hasta un extremo patológico las dietas en la alimentación: el enfermo inicia un régimen alimenticio para perder peso hasta que esto se convierte en un símbolo de poder y control. Llega al borde de la inanición con el objetivo de sentir dominio sobre su propio cuerpo. Se produce en jovencitas que sienten auténtico terror por verse “gorditas”. Es una obsesión similar a una adicción a cualquier tipo de droga o sustancia. Se presenta mayoritariamente en las adolescentes y jovencitas blancas de clase media –llegando a corresponder al 1% de la población femenina entre 16 y 20 años-, ya que en mujeres negras u orientales la incidencia es baja. Suelen corresponder con familias cuyos padres tienen objetivos y logros altos en la vida, que también se preocupan por la forma física (deportistas), y perfeccionistas.

Se da fundamental y casi exclusivamente en mujeres, aunque también hay casos de varones, y es fácil que lleguen a la consulta de Medicina Tradicional porque, desde el punto de vista de la medicina occidental, son muy difíciles de tratar.

La característica esencial de este trastorno es la distorsión de la imagen corporal, sin reconocer el progreso de la delgadez. Estas jovencitas pueden perder entre el 15% y el 25% de su peso, y siguen viéndose gordas, a pesar de estar escuálidas. Su cuerpo se convierte en al definición de su valía como personas y, a pesar del estricto control que ejercen sobre él, siguen sin gustarse.

Se puede decir que hay dos tipos de anorexias:

La anorexia de tipo restrictivo (que se caracteriza por limitar severamente la ingesta de los alimentos).

La anorexia de tipo bulímico (se basa en comer de forma compulsiva y excesiva para luego eliminar el alimento consumido por medio de la auto-provocación del vómito, así como otros métodos como los laxantes y medicación)

 En suma, los tipos de anorexia se basan en uno que evita comer y otro que elimina lo comido. Es decir, los métodos son diferentes pero el objetivo o el fin es el mismo: no engordar.

No hay estudios que demuestren causas orgánicas, y entre los factores que llevan a esta patología, los preponderantes son los psicológicos: inseguridad, baja autoestima, deseos de ser aceptada…

Así mismo, hay otras teorías que dicen que la adolescente anoréxica puede también tener como causa el no querer crecer o convertirse en mujer: como la anoréxica pierde rápidamente la regla, eso le tranquiliza porque le da la sensación de que sigue siendo niña. En definitiva, tendría como causa una falta de identificación con el ser femenino.

En relación con estas últimas teorías, desde el punto de vista de la MTC se entiende que, dado que la persona deja la niñez (les viene la menstruación a las niñas, o les cambia la voz a los niños) lo que se produce en esta patología es que no hay conformidad con ese nuevo estado, no hay aceptación de la forma. Somos un espíritu conformado por lo que, si rechazamos nuestra forma, el espíritu se destruye. Es, por así decirlo, una especie de suicidio. Y de hecho, muchas anoréxicas terminan muriendo (un 6%). Por lo tanto, es un momento de alarma por la vida.

 

Tratamiento energético I:

·       Kong Zui, 6P, Comunicación con lo superior. Es el Xi de pulmón. Actuamos en él, con objeto y fin, de estimular el metabolismo, como le habíamos prometido.

·       Yin Xi, 6C,  Límite del Yin. Hacia el 4C, Ling Dao, Ruta del espíritu. Es el Xi del corazón. Tenemos que entrar en el tiempo de alarma.

·       Zu San Li, 36E, Divina indiferencia terrestre. En tonificación. Para que esa niña, empiece a comer un poquito más, y asimile más, pero no engorde.

·       San Yin Jiao, 6B, Cruce de los tres Yin. En tonificación.

Se alternará con:

·       Di Ji, 8B, Fuerza motriz de la materia primera. Xi de bazo.

Se recomiendan dos sesiones a la semana: un día masaje y otro día moxa.

 

Tratamiento energético II:

·       Ling Dao, 4C, Ruta del espíritu. Para recuperar el camino real de su espíritu. Con puntura y moxa.

·       Zu San Li, 36E, Divina indiferencia terrestre. Para centrar a la persona, para que tome su posición conformada pero indiferente.  En tonificación, puntura de la indiferencia: 8 pasos, y sacar en 3 niveles. Se deja la aguja en manipulación Tierra.

·       Ben Shen, 13VB, Providencia fundamental. Para trabajar el psiquismo y ayudar a tomar la decisión de cambiar. Puntura.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV