Belleza (Febrero-04)

Hoy nos inspiramos en... la belleza

 

Suena el despertador, temprano como cada día. Dormida, como cada mañana, abro la ducha de agua caliente y doy gracias al Cielo por estos privilegios. Me desnudo automáticamente, huyendo del frío, y dejo que el agua me dé la bienvenida a la vida. Una vez seca, me enfrento al espejo... ¡Uff, qué momento!.... Busco algún indicio de belleza en este rostro de ojos hinchados y en este cuerpo -el que tengo, el que me han dado- para intentar salir al mundo de forma medianamente digna... Miro de soslayo el maquillaje, revoloteo por los rostros de las personas con las que me encontraré, recorro las imágenes de los anuncios de televisión, paso las páginas de las revistas de moda, repaso mentalmente el guardarropa e intento darme cuenta de mi estado de ánimo a estas horas...

Fuera sigue siendo invierno y dentro, sigo siendo mujer: La encarnación inmortal de la belleza según la historia de los 8 Inmortales chinos, ¡JA!...

Y me pregunto, ¿cuál es mi belleza, Dios? Si la mujer tiene como atributo el sentido de la belleza, tendré que descubrirla en mí... ¡A mis años ponerme a descubrir eso de la belleza! ¡Pero, por qué tengo que descubrirla!, ¡a quién se le ocurre que la belleza está cubierta! ¿Quién nos ha "cubierto" la belleza y ha establecido los modelos en boga?... Siempre se habla del "sentido" de la belleza... ¿Quién nos anuló este sentido....? Sí, a nosotras, las mujeres. Porque era un sentido femenino, sí, como la intuición -más desarrollada en la mujer, según se dice-, y nos lo han manipulado de tal forma que ya no lo recordamos, ya no lo reconocemos.

¿Quién... quién ha definido medidas, formas, conductas...? ¿Quién nos ha transformado en objetos de uso y abuso?... ¿Quién ha modelado nuestros gustos?.... ¿¡Quién nos ha hecho admirables o despreciables y sobre todo, descartables!?... ¿¡Quién, genéricamente hablando, ha sido la especie que ha condicionado a todas las especies de este planeta!?...

¡Ufffff!..... ¡Qué forma de empezar la mañana! Y tú ahí, espejo, mirándome sin decir nada… Está bien; "lo que duele, cura", como dicen las curanderas. No queda más remedio que darse cuenta de lo que estamos viviendo... Sí, está bien, pero ¿y después de darse cuenta de lo que ocurre, qué?.... ¿Eh? ¿Qué me dices, tú, espejito? ¿Alguna sugerencia?

"Pues, sí. Tendrás que ir despacio, sin prisa, como lo femenino: Descubriendo, redescubriendo, recordando, reaprendiendo cuál es el sentido, en este caso, de la belleza en la mujer".

¡Al fin dijiste algo!, ¿eh? Y hasta parece sensato…. Ir sin prisas… Es un buen comienzo. ¿Me ayudas a seguir? Cuéntame algo de la belleza, anda.

"La belleza es esa experiencia de Divinidad que resulta de difícil descripción. Es sentir, como decía el Génesis, 'el aleteo del espíritu de Dios sobre las aguas'. Es un acontecimiento, en sí mismo, absolutamente de poca utilidad".

¡Inútil!... Dices que la belleza es poco aprovechable… Claro, es que si la manoseamos se marchita, como una flor. Sí, eso está bien, tiene que ver con la mujer.

Tal vez, si hiciera algo inútil cada día, podría descubrir algo de belleza en mí… Perder el tiempo contemplando el jardín, por ejemplo; quién sabe, tal vez así el tiempo dejara de existir…

Pero, dime algo más, anda espejo, algo que me acerque más al recuerdo de ese sentido.

"La belleza, está en resaltar lo que es cada persona. Cuando expresamos lo que somos, somos bellos. El mejor patrón de belleza es aquel que resalta lo que uno es. Así mi organismo responderá para lo que ha sido creado.... Todo lo auténtico es bello. Si ves algo bello, es auténtico. La belleza de lo auténtico perdura eternamente. No necesita maquillajes ni poses ni una iluminación especial; ES inmortal".

¡Eso me aproxima más al sentido de la belleza! Sí, me da esperanza, me hace pensar que ese sentido está a mi alcance. Ya sé que no es tan fácil ser auténtica, pero aunque en estos tiempos sea difícil, me seduce más que transformarme en una Barbie. No, ni puedo ni quiero ser una Barbie…

Tal vez, si cuando me proponen algo, cualquier cosa, respiro lentamente antes de responder, podré descubrir lo que siento -primer paso para llegar a ser auténtica-. Solemos ir corriendo siempre detrás de los haceres, y ni siquiera nos tomamos un respiro para sentarnos, sentirnos y sentir nuestro entorno. No estamos receptivas a quienes nos rodean, los usamos, por eso no podemos ver su belleza ni apreciar la belleza de nada…

Espejito, espejito, ¿por qué se dice que la belleza tiene que ver con la mujer?

"La belleza fue manipulada. Los chinos consideran que es femenina desde siempre. Por tanto, la belleza como prototipo genérico recala en la mujer. En ese sentido, la humanidad, como especie, se mueve en la inspiración china. Además, en cualquier dimensión, cuando hablamos de belleza hay una referencia expresa a la mujer, ya sea en arquitectura, pintura o cualquier otra manifestación artística del planeta. Es un mimetismo obligado: Hablar de belleza es hablar de mujer; es sinónimo.

Hay una Diosa que está inspirando al hombre en sus manifestaciones de belleza, para que vea, en definitiva, a lo femenino en todo el Universo. Puesto que esta humanidad es femenina, la Diosa de la belleza es femenina, y fuerza a que siempre que se hable de belleza, inmediatamente haya una connotación femenina".

Lo que expresas es innegable, ciertamente contundente. Pero, si la belleza está relacionada siempre con lo femenino, entonces, como mujer, me siento comprometida a recuperar el aprecio por la belleza en lo cotidiano. Dime, espejo, ¿cómo puedo reconocer la belleza sin caer en los cánones establecidos social y culturalmente?

"Si tienes en cuenta lo que te acabo de decir, a la hora de valorar un elemento, tendrás que buscar qué hay de femenino en él. Si no hay nada, nada, nada, tendrás que hablar de la no-belleza. A través de la belleza podrás ver la virtud del otro. A través de la no-belleza, te enseñarán otras. Ésa es la practificación de la belleza, saber encontrar belleza en cualquier circunstancia, acontecimiento, labor o cosa".

Saber encontrar la belleza en todo, ¿quiere decir que no hay nada feo? O sea que, antes de poner una etiqueta de feo a alguien o algo, ¿debería considerar que no he sido capaz de verle su lado bello? Porque según dices, algo debe tener. Y para verlo, debo atender a lo que ese ser o esa cosa o esa circunstancia pueda manifestar de femenino, ¿no?…. ¿Eso implica que lo masculino no es bello?

"A todo hombre lo trae al mundo una mujer. Si es una mujer identificada con su femenino, ese varón incorporará a su vida aspectos femeninos -podrá ser tierno, acogedor, dispuesto, receptivo, cuidadoso, etc.- que le completan como ser de humanidad. Estamos hablando de la especie humanidad como femenina, e incluye al varón y a la hembra. Sin embargo, es evidente que tendrá más de femenino -Yin- una mujer que un hombre. Pero dentro del Yang también existe el Yin, y es a través de su complicidad con la mujer que el hombre puede descubrir y desarrollar su sensibilidad femenina, o sea su personal sentido de la belleza".

Y eso de que, 'el hombre es como el oso, cuanto más feo, más hermoso', ¿qué?

"Todo ser, por el mero hecho de existir es bello. Saberlo ver es un arte superior".

Puede ser, pero me da que no es lo mismo decir que, no hay nada feo, a decir, "todo me parece bonito", o decir, que todo es bello. No, algo bello no es lo mismo que algo bonito o que algo no-bello. ¿Cómo reconozco lo bello, espejito? ¿Y cómo lo reconozco en mí?

"Si quieres una referencia podrías preguntarte: ¿Qué hay de femenino en esto?.... Algo tiene que haber, la forma, la curva.... el ritmo, la cadencia…. Y cuando lo encuentras te lleva a ver, por ejemplo, la virtud de ese sujeto o de ese acontecimiento. En cuanto contemplo algo que considero bello, me empiezo a enamorar de ello, empiezo a amarlo, empiezo a quererlo. Y me hago humilde porque, evidentemente, tiene un nivel de asombro, tiene un nivel de complacencia muy grande".

¡Oye, eso rompe todos mis esquemas!

"Claro, ¿Y de quién aprendiste tú, 'tus' esquemas?"

Vale, vale, ya está bien..... Creo que si quiero desarrollar mi sentido de la belleza, tendré que estar más atenta a las personas con las que me toque interactuar. Verlas con una actitud abierta, curiosa… Quién sabe, quizás comience a llevarme sorpresas….

Espejo, y si tuvieras que definir la belleza, ¿cómo lo harías?

"La belleza… la belleza es algo que es no es definible. Es algo que tenemos que estar cortejando continuamente".

Quieres decir buscando, ¿no?, generando, encontrando, descubriendo... ¿Pero, qué puedo hacer para resucitar mi sentido de la belleza?

"Pues, una de las muchas cosas que puedes empezar a hacer, es comenzar a vivir en el sentido del arte. Hacer todo lo que haces, incluso hablar o estar en silencio, pero con arte".

Espejito, si no me das más datos…

"Es muy fácil, muy fácil… Para hacer las cosas con arte, para vivir la vida con arte, puedes comenzar por hacer un poquito más despacio, un poco nada más, un poquito más despacio, una de las acciones que llevas a cabo en el día. Para empezar, sólo una… Eso te ayudará a conectar con el ritmo femenino, con el arte de vivir. Y el arte es la expresión sublime de la belleza".

Esto es algo nuevo, ¿sabes? Es que una, siempre hace las cosas corriendo y todas a la vez…. Además, en cuestiones de belleza, siempre estuve pendiente de la opinión de los hombres: que si me miran, que si miran a otra, que si me tratan bien, que si me destratan, que qué opinan de mí… Y si ellos querían que fuéramos una obra de arte: "Que ahora estás gorda, maja"…. "Que ahora muy flaca"… "Que por qué no te haces un implante de siliconas"…. y así… Siempre angustiadas por la forma, espejito.

"Por eso, una de las propuestas para que las mujeres salgan de su esclavitud afectiva, como especie, hacia el varón, es el cultivo del arte en todo lo que hacen, en todo lo que son, para que puedan manifestar uno de sus atributos más importantes: la belleza".

¿Sabes? A veces siento la necesidad de vivir de otra manera, de hacerme consciente de todo lo que implica vivir. Creo que la vida puede ser gris y monótona o intensa y colorida según el lente que llevas puesto, según tu grado de consciencia. Y ese impulso de vivir la vida apasionadamente, me surge como una necesidad irrefrenable.

"Sí, es que, entre otras cosas, para que la belleza exista, hay que necesitarla".

¡Claro!, necesito darme cuenta de que estoy viva, porque si no, no lo estoy. Si no me doy cuenta de cómo estoy, de lo que siento, de lo que me provoca encontrarme con unos y con otros, vivo a medias. Necesito enamorarme, ¿sabes?, necesito tocar, necesito cantar, oler, saborear… Necesito sentir mi cuerpo suave y limpio…. Necesito cultivarme como fémina… Necesito ser todo lo bella que se me concibió.

"¡Oh, sí, claro! Tú lo necesitas. Pero debes saber que la mayoría no se da cuenta de sus necesidades. Por eso la belleza aún no ha llegado al corazón, a la mente, a la consciencia de Dios en el hombre. Todavía la belleza no constituye un nutriente".

¡Quieres decir que podríamos alimentarnos de belleza!....

"¿Qué sucede en ti cuando contemplas un amanecer, una flor, el vuelo de un pájaro, el cielo estrellado? ¿Qué sucede en ti cuando te encuentras a gusto en un sitio? ¿Por qué te sientes mejor con unas personas que con otras?".

Supongo que lo que me sucede es, que puedo apreciar la belleza de todo eso y por ello me siento satisfecha.

"Sin embargo, la mayoría de las personas son indiferentes a la belleza que permanentemente derrocha la naturaleza, ¿no? Por eso, ya que aún conservas cierta sensibilidad, podrías desarrollarla en las pequeñas cosas de cada día. Por ejemplo, poniendo un toque de belleza en la presentación de los alimentos; elaborando una alimentación que apueste cada vez más al color, a la curva, al humor, al sabor, al olor, que a la cantidad. Y tal vez así, necesitarías comer un poco menos cada día y dejarías más espacio a Dios en tu estructura."

Y hablando de Dios, ¿dónde está la belleza de Dios?

"Todo aquel acontecimiento que conmueva la certeza, la seguridad, la individualidad del ser, está en la vía de la belleza. Todo aquel acontecimiento que conmueva, es decir, que mueve mi seguridad, que mueve mi certeza, que mueve mi opinión, que mueve mi identidad, es un acontecimiento bello. Lo que más se acerca a esto es estar enamorado".

¿Quieres decir que todo lo que me altera tiene que ver con Dios?

"Pues sí, la belleza de Dios se ve en el principio de entropía del universo, que le hace estar desordenado; Dios tiende a moverlo todo.... Eso es lo que Él hace, nos desordena la vida todo el tiempo; Él sabrá por qué...

Sigue enamorado de los seres humanos, y desordena vuestras vidas para que sintáis Su belleza.... ¡Es hermoso!"

Sí, aunque algunas veces… tanto Dios, se hace poco llevadero…

Ahora bien, si la belleza de Dios se manifiesta en lo imprevisible, en el desorden que genera en nuestras vidas… toda esta necesidad obsesiva de orden que a veces me ataca, no es sino necesidad de controlarlo todo... O sea, que no pasa nada si soy un poquito desordenada… Quiero decir, si incorporo un poco de desorden en mi vida, tal vez me haga más flexible, más curva, más creativa. Así podría dejar de machacar a los demás… Sería un alivio, ¿sabes, espejito?, sería liberador…

 

"Mi ser y mi hacer es bello

porque sé servir y sé dejarme servir.

Mi ser y mi hacer es bello

porque vivo en lo imprescindible y necesario,

limpio y humilde.

Mi ser y mi hacer es bello

porque no sale de mi boca palabra que no sienta mi corazón.

Mi ser y mis acciones son bellas

porque no guardo ningún rencor, no tengo ningún prejuicio,

no albergo ninguna venganza, no asumo ninguna traición.

Mi ser y mis acciones son bellas

porque dan todo lo que son y no esperan nada a cambio.

Mi ser y mis acciones son bellas

porque vivo permanentemente enamorado".

 

“No hay ningún espacio en el ser que no tenga su belleza, saberlo ver es un arte superior.

Tienes que ejercer como artista en forma permanente para moverte y poderle ver el perfil bello a todo.

En la medida en que vivimos la belleza, sentimos el aliento del Señor”.

 

 

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV