Calidad de Vida en lo Femenino (Noviembre-10)

Durante cinco días el grupo Inspiración Femenina desarrolló una visión de cómo podía ser una vida de CALIDAD en diferentes esferas de la vida humana. Pero, ¿qué es una vida de calidad? AQUELLA VIDA QUE AMPLIFIQUE MIS PROBABILIDADES, MIS POSIBILIDADES, MIS RECURSOS.

Es muy fácil comprobar entonces, si tengo o no calidad de vida… Tomamos el foco femenino y comenzamos a revisar: Si estamos esclavizadas porque siempre necesitamos estar viviendo con un hombre, las previsiones serán: ahora un hombre, mañana otro, pasado otro…Ése es el paradigma que tiene la fémina: una mujer sola “no merece” llamarse mujer. Inmersas en esa concepción, millones de mujeres no son capaces de darse cuenta de que, por ejemplo, es posible vivir sin un hombre.

Para definir si una cosa es de calidad o no, tenemos que quitarnos los paradigmas, los modelos actuales que no nos dejan vivir. Los políticos, por ejemplo, ni viven ellos ni nos dejan en paz. No nos dejan vivir; nos persiguen con impuestos, nos persiguen con rebajas salariales, con la crisis…

Entonces, si buscamos CALIDAD DE VIDA EN LO FEMENINO, ¿qué tenemos que encontrar?: aquella forma de vivir que produce una satisfacción constante y permanente, que es capaz de producirla no solamente en uno mismo, sino en otros. Es el famoso lema:VIVE Y DEJA VIVIR.

Por tanto la calidad de vida consiste en:

1- Que pueda tener la suficiente responsabilidad para cuidarme a mí misma, y que tenga la suficiente solidaridad para cuidar a otros que lo puedan necesitar.

2- Que mi estado natural sea la salud, no la enfermedad; que la enfermedad sea un acontecimiento absolutamente excepcional. Que el dolor, como experiencia tanto psíquica, como física sea un acontecimiento absolutamente fortuito.

3- Que tenga capacidad de adaptación, constante y permanente, porque mañana puede haber mucha lluvia o puede haber poca, y tengo que adaptarse a las circunstancias.

Así puede ser un ser humano con calidad de vida, por mucho que cambien sus circunstancias y su entorno, será capaz de seguir. Un ser así, crece, evoluciona, desarrolla el humor, y alegra a los demás.

Iremos viendo ahora los paradigmas que hacen parte de nuestra vida y que nos hacen sufrir. Y propondremos maneras de irlos disolviendo… Claro, cuando comenzamos este movimiento, y emprendemos otra forma de vida, nuestro entorno se incomoda. ¿Por qué? Porque viven inmersos en los modelos o paradigmas de la mayoría.

Entonces, nos preguntamos: ¿Tenemos suficiente capacidad inteligente para sobrellevar los reclamos de la mayoría o es algo que tenemos que ir adquiriendo? Porque, muchas veces, las demandas del entorno no nos deja vivir, nos afecta. Algo de lo que no nos damos cuenta es que, nos afecta lo que nuestros allegados piensen de nosotros, justamente, porque aún seguimos creyendo en el paradigma de la mayoría. Si no fuera así, la opinión de los demás no podría afectarnos.

Además, tenemos que considerar que los paradigmas que han imperado funcionan según las leyes de estímulo respuesta. De tal forma que sólo dejando de reaccionar ante el estímulo, podemos iniciar nuevos caminos sin pretender crear nuevos modelos, porque si así fuera, repetiríamos el error. Un ejemplo sencillo, en tiempo de rebajas, si no tenemos una real necesidad, evitamos salir de compras. Otro; no esperamos el día de los enamorados para hacerle un regalo a nuestro amante. Pero, por qué siempre reaccionamos ante los estímulos, porque todos los paradigmas establecidos entran en las leyes newtonianas de la “CAUSA-EFECTO”. Sin embargo,HAY EFECTOS QUE NO TIENEN CAUSA.

El principal ejemplo de esto es el amor. Es un efecto sin causa. Vemos que de repente o muy poco a poco, muy rápido, me enamoro de  un proyecto, de una idea, de un ideal, de una mujer, de un hombre… Llega sin dar explicaciones, así, “¡qué ha pasado!”

El paradigma científico actual está basado en el pensamiento newtoniano, sin embargo, hay suficientes conocimientos científicos en la actualidad para darnos cuenta de que esto sólo explica la parte más visible de la realidad. Si nos ceñimos a él, tenemos nuestro foco muy cerrado en una parte muy limitada de la realidad, y eso nos lleva hacia una vision trágica y dramática de la existencia, porque la existencia NO es limitada. El Universo sigue expandiéndose hagamos lo que hagamos, la vida continua su viaje de evolucion, y toda limitación que nosotros le pongamos va a repercutir negativamente en nosotros mismos.

Si somos capaces de cambiar nuestro estilo de vida sin que nos me afecte lo que los demás piensen, podemos tener CALIDAD DE VIDA, y nos habremos salido de la ley de la causa efecto. SI ESTAMOS PENDIENTES DE LO QUE LOS DEMÁS PIENSEN, NUNCA TENDREMOS CALIDAD DE VIDA.

Veamos cuál es la CALIDAD DE VIDA EN el trabajo.

La mujer suele tener una demanda excesiva de responsabilidades. Por tanto, cuando hablamos de trabajo no nos referimos a las ocho horas con las que éste se asocia en el caso del varón. Trabajo en el ámbito femenino implica una múltiple gama de ocupaciones que hacen de la mujer un ser habitualmente fragmentado. La mujer se debate entre las tareas de su casa  -compras, limpieza, reparaciones, etc.-, el cuidado del marido -véase, afecto, sexo, escucha, etc.-, de los hijos -alimentación, afecto, educación-, de los padres -salud y afecto-, muchas veces, se encarga de una especial atención de los suegros, y cumple con el trabajo remunerado -casi siempre un 30%, aproximadamente, por debajo del varón-. Claro, todas las otras tareas no son pagas, sino que son “parte obligada” debido a su identidad sexual. Todo este exceso de responsabilidades hacen que la mujer, habitualmente, pierda el sentido del humor y deje de disfrutar de lo que hace. Por supuesto hay excepciones, pero suelen confirmar el paradigma.

Hay maneras de ir diluyendo ese estado de sufrimiento, contradicciones y culpas, que se generan en la fémina. Vamos a darles varias sugerencias para que puedan reencontrar esa calidad de vida que tanta falta nos hace.

La primera es que, cada vez que pretenda hacer algo, se dedique exclusivamente a ello, y a nada más. Cuando esté con su amante, que lo haga en exclusiva, que no se permita pensar en otras cosas. Cuando esté con los hijos, serán lo único en su existencia. Cuando esté en su profesión que esté al cien por cien.

ENTREGARSE POR ENTERO EN CADA INSTANTE ES UN PRIMER PASO.  Cuando conseguimos entregarnos de esta manera, el tiempo se diluye y aprendemos a no ser ESCLAVAS DEL RELOJ.

A nivel de la educación del núcleo convivencial -puede ser familiar-, es bueno fomentar que todos los que viven bajo el mismo techo participen en el mantenimiento del lugar. No es una responsabilidad únicamente de la fémina. Hasta ahora la mujer ha estado alimentando egoísmos y perezas, a costa de cargarse de responsabilidades, pesos y convertirse, claro, en  “super woman”. No es bueno seguir educando en esa línea. Lo más sano y adecuado es que todos se comprometan en el manteniemiento de las cosas básicas; que todos aprendan a limpiar, a cuidar de sus ropas y su alimentacion y, sobre todo, que sean solidarios con las necesidades de la convivencia. Antes, la mujer no estaba sometida a esta tremenda dificultad de la doble, triple y cuadruple jornada. Y no es porque no trabajara; la muejr ha trabajado siempre. Las mujeres del campo, por ejemplo, trabajaban horas y horas en el campo, en la casa, criando diez y doce hijos. ¿Cómo lo hacían?  Se basaban en el clan, vivían en comunidad, se juntaban y ayudaban entre los vecinos.

Además es posible crear otro tipos de trabajos con horarios adaptados a las necesidades de las mujeres -que son diferentes a las del varón-. Microempresas que tengan una estructura que no sea piramidal, porque -salvo las mujeres masculinizadas- la fémina no suele tener interés por el poder de una jefatura o de un escalafón.

Lo que le interesa a la fémina es la CALIDAD en todas sus expresiones.

La calidad de ir sin prisas para poder expresar la ternura.

La calidad del “no tiempo” para desarrollarse amando.

La calidad de soñar, imaginar, fantasear y realizarse en el día a día en su proyecto de ser parte e impulso de una “humanidad en femenino”,

gozosa, alegre, entusiasta,

cambiante, imprevisible, agradecida,

unificada,

vitalmente enamorada.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV