Cohibición de la espiritualidad femenina-2 (Julio-13)

Como anticipábamos en el articulo anterior, la labor para desprestigiar a la Diosa siguió unos pasos. Primero se incrementó la importancia de la figura masculina entre los Dioses, que hasta ahora había ocupado un papel bastante secundario; después, se degradó la figura de la Diosa y se le quitaron sus funciones ancestrales mientras que, al mismo tiempo un Dios masculino incorporaba esas funciones ancestrales de creación y generación, y con sus nuevos poderes, lograba salvar al mundo de algún desastre.

Por ejemplo, en la antigua Grecia, la Diosa Hera era quien dominaba el panteón religioso. La estrategia fue casarla con Zeus, un simple Dios de la tormenta, y de este modo, se convirtió en el padre de todos los dioses.

Pero esto no era suficiente, había que transformar y desprestigiar todo lo que simbolizaba  la Diosa. La vulva femenina fue suplantada por la simiente del varón. El árbol de la vida, símbolo de regeneración y esperanza fue reciclado por el árbol del conocimiento, controlado por un Dios supremo. La serpiente, símbolo ancestral de regeneración e inmortalidad, íntimamente ligado desde tiempos inmemoriales a la Diosa, se convirtió en un ser maligno.

Existe mucha simbología religiosa entorno a este tema. Todos podemos recordar imágenes de santos matando alguna serpiente o dragón. Esto significa la victoria de la luz, lo masculino, sobre las tinieblas, lo femenino.

Pero el golpe de gracia, por llamarlo de algún modo, lo vino a dar el mito de Adán y Eva. En Eva tenemos a una mujer, junto a un árbol –en este caso el del conocimiento- y a una serpiente. Los elemento de la Diosa juntos con el fin de desprestigiarlos a todos. En este relato, se convierte a la serpiente en un ser maligno y envidioso de Dios, al conocimiento en algo prohibido, y a la mujer en la única culpable de todos los males de la humanidad, la causante de que se nos expulsara del paraíso. Según el autor “Pepe Rodríguez”, y nosotras estamos de acuerdo, ningún mito como éste ha traído tanto sufrimiento a los humanos en general, y a las mujeres en particular.

Con la llegada del Dios Yahvé, se vino a cerrar el circulo misógino que había empezado a formarse. Yahvé no tenía ni madre, ni esposa, ni hijas. El hombre era el rey de la creación, y el único interlocutor con un Dios que consideraba a lo femenino como peligroso y fuente de perdición. Para que no quedara ninguna duda sobre esto, Yahvé establece un pacto, una alianza sobre algo que al varón le importa mucho, su pene.

Yahvé le dijo a Abraham: «Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y entre la descendencia después de ti: circuncidad todo varón, circuncidad la carne de vuestro prepucio, y ésa será la señal de mi pacto entre mí y vosotros». El signo de lo Divino queda en el órgano reproductor masculino y la mujer, por ende, completamente excluida de la alianza, relegándola a una posición de rotunda inferioridad.

Así, se culminó un proceso gradual pero definitivo, que tuvo conclusiones nefastas para lo femenino: la esclavitud. Leyes se establecieron en torno a la mujer, para regular su comportamiento. Leyes absurdas que nos han hecho mucho daño como humanidad. Leyes que todavía hoy en día persisten sin que sepamos porque. Leyes que nos cohibieron y que nos siguen cohibiendo.

En un tiempo fuimos libres en nuestra espiritualidad, porque no había leyes ni códigos que nos dijeran que Dios era de una manera u otra, ni cómo debíamos comportarnos ante él. Nos cohibieron sexual y espiritualmente hasta el punto de hacernos perder nuestra identidad.

Tenemos que recordar y empezar a identificar aquello que no es nuestro, que nos han añadido, para luego poder ir descartando y limpiando hasta que, por debajo de la costra añadida, reluzca lo que realmente hay.

-No cohibirse es ser creativo.

-No cohibirse es apostar por el cambio… y el cambio está en lo femenino

-Tendremos que salir de la cohibición de forma adaptativa –que no resignada-, porque la permanente pelea nos produce tal desgaste que podemos acabar perdiendo nuestro proyecto. Y eso implica un permanente RESPETO.

-Desinhibirse es encontrar el propio hacer. La desinhibición es encontrar el propio lugar.

 

 

 

 

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV