Cromosoma X (Septiembre-03)

Hoy nos inspiramos en la letra equis....

Hembra, Mujer, Fémina, XX...

¿Qué descubrimos en el nombre del cromosoma

que nos hace nacer niñas?

Desde los albores de nuestra existencia ha sido la curiosidad la que ha impulsado al ser de humanidad a descubrir lugares, nuevas plantas y animales, a comunicarse con sus semejantes, a preguntarse acerca de los acontecimientos, a buscar la comunión con las fuerzas de la naturaleza y a desarrollar su sentimiento de religiosidad, abriendo un amplio abanico de posibilidades en su vida.

La curiosidad : ese impulso que surge de la nada... de la contemplación , y que de pronto nos hace pensar de una manera diferente a la habitual ; que nos coloca en otro nivel, que nos permite sorprendernos con, incluso, lo más conocido.

Es esa curiosidad ancestral, esa nueva lente, la que hoy nos invita a preguntarnos acerca del nombre del cromosoma que define a la especie femenina , signado con la letra equis. Ya sabemos que morfológicamente este cromosoma es una X y eso nos resulta doblemente curioso, nunca mejor dicho.

Para dar rienda suelta a nuestra inquietud, hemos comenzado por el abecedario, y luego, nos hemos dejado deslizar en un breve recorrido, por aquellas manifestaciones que usan esta letra como símbolo, hasta entrar de lleno en algunas curiosidades acerca de la diferenciación cromosómica entre la especie femenina y la masculina. De toda esta información destilamos, como un fino elixir, alguna conclusión y diversas inspiraciones, que no pretenden ser terminantes, sino incitantes, sugerentes y revitalizantes....

La letra equis , X, es la vigésima sexta del abecedario español y la vigésima primera de sus consonantes (Espasa-Calpe).

En el cristianismo se usa la letra X como símbolo del nombre de Cristo que aparece junto a las letras griegas Alfa y Omega, como principio y fin de todas las cosas, en una alusión determinante a su definición como hijo de Dios (Salvat).

En los cómputos eclesiásticos la X señala el domingo, el séptimo día.

En la alkimia se usa la letra X como representación simbólica del vinagre -después del fuego el principal elemento alkímico de la cocina-. Y la doble equis , XX, como referencia al alambique. El alambique es uno de los principales aparatos del laboratorio alquimista, destinado a obtener lo más sutil, lo más esencial de una sustancia, generalmente, líquida.

La letra X es también el básico símbolo matemático de multiplicación, el que nos permite salir de esa sucesión lineal que es la suma y andar, podríamos decir, a los saltos. Es la representante de la eterna tabla de multiplicar que aprendemos tempranamente cantando.

Es de todos sabido que en muchos problemas matemáticos la X es la más famosa de las incógnitas, ni qué hablar cuando entramos en el álgebra, la geometría y las ecuaciones diferenciales, la X es la diva que ha perseguido hasta en los sueños a numerosas generaciones de estudiantes de todos los niveles, siempre buscando desvelarla.

Con esta letra también se denomina un tipo de radiación, los RAYOS X. Radiación electromagnética de la misma naturaleza que la luz , con gran poder de penetración, que en el espectro se encuentra entre los rayos gamma y los ultravioletas.

Como símbolo de la numeración romana X equivale a 10, número al que los chinos le dan el valor de "lo perfecto" y representan con una cruz.

La X también es famosa en la runas vikingas. Corresponde al número siete, 7. Se llama Gyfu, el encuentro, el regalo de los dioses, el punto donde geométricamente se unen dos segmentos de recta que provienen de direcciones contrarias, la unión. Se creía en el pasado nórdico que si se unían dos nombres con esta runa en el centro nada podría separar a esas personas. Este encantamiento aún perdura en los árboles de las plazas.

También es famosa la letra X en la religión afro-cubano -brasilera llamada Kimbanda. En ella representa nada menos que a Exu y a Pombagira en el Reino de las Encrucijadas, cuyos dominios son todas las esquinas formadas por el cruce de dos o más caminos. Ambas divinidades se ocupan de las encrucijadas sentimentales, la elección entre un camino y otro y el progreso material.

¡Ah, y quién no recuerda los famosos "Expedientes X"! Sí, aquellos casos que han quedado sin resolver en el FBI...

¿Y el cine X o las páginas X de Internet?

En informática la X también tiene su lugar, es utilizada como icono de "Cerrar".

Y es justamente esta letra tan famosa, la X , la que define a lo femenino y además, por partida doble. En cambio a lo masculino, lo define la letra Y. Un feto que lleva en sus células el par de cromosomas X, es femenino, XX. Un feto que lleva en sus células un cromosoma X y uno Y, es masculino, tiene el par XY. Sin embargo, las 6 primeras semanas de gestación todos los fetos son femeninos, o sea, que tienen el patrón sexual, es decir los órganos sexuales, femeninos. Hasta que en la séptima semana de vida, de pronto, sucede algo extraordinario: Un gen del cromosoma Y, llamado SRY (sex determining register of the Y-chromosome), libera una proteína que se une a otros segmentos de ADN cambiando su forma, y obligando a los demás a seguir su ejemplo. Esa proteína invade todas las células del cuerpo iniciando el crecimiento de los testículos. Los testículos a su vez, segregan Testosterona, hormona que, en pocas horas, se distribuye en todas las células del cuerpo y llega al cerebro. Entre la 7ª y la 12ª semana el feto segrega tanta Testosterona como un hombre adulto, lo que permite la formación de los órganos sexuales masculinos a partir, como decíamos, del patrón ya existente femenino. Por otra parte, la secreción de Testosterona condicionará que el feto masculino sea más frágil (David Chancellor-Discovery Channel).

El varón está en desventaja desde el principio respecto a la mujer. En la madre , por ejemplo, la concepción de un varón genera un shock; los partos prematuros son mayores y también es mayor la probabilidad de que sufra daños. El varón está más expuesto a lesiones y parálisis cerebrales y deformidades. Algunos científicos creen que el cromosoma Y es atacado por el cromosoma de la madre como si se tratara de material genético invasor. Lo realmente cierto es que es más vulnerable.

Cuando un bebé viene al mundo sus opciones de supervivencia dependen de si es un niño o una niña. Ciertas evidencias sugieren que en el momento de nacer la hembra es más madura que el varón. Quizás la Testosterona tenga un efecto retardante, que produce mayor masa muscular pero no necesariamente mayor desarrollo neuronal. El nivel de Testosterona en un recién nacido es igual al de un adulto, por eso desarrolla más su masa muscular y, en consecuencia, pesa más un niño que una niña. Pero sus pulmones y huesos están menos desarrollados. En esta etapa de la vida las niñas aventajan a los niños en unas 4 semanas.

Esto nos permite descubrir que esa idea de que los niños son más fuertes que las niñas porque pesan más al nacer, es errónea. Lo cual confirma lo que siempre han dicho las abuelas: "Los niños se crían peor que las niñas; se enferman más, se resfrían más".... En suma, son más frágiles e inestables.

En cambio las niñas por ser XX, son más estables, nacen con todas las células reproductoras que le acompañarán durante su período fértil, a diferencia del varón que sólo las desarrolla en la pubertad. El niño hasta esa época, no está preparado para ser nada; está preparado para... para saltar por el campo. Es un XY, entonces es un poco inestable, necesita más tiempo para madurar.

La hembra , en todas las especies, madura antes, porque tiene que albergar la concepción , y genéticamente tiene dos cromosomas iguales, por lo cual, es mucho más estable que el varón.

El cromosoma Y es el cromosoma más pequeño que hay dentro del genoma; es el más débil, el más inestable, el más cojo.

En cambio el par XX es muy estable, seguro, muy fijo, tiene más experiencia. Está, digamos, más convencido.

Esto, probablemente, sea debido al número de genes que tiene cada uno de estos cromosomas:

El cromosoma X contiene 1000 genes.

El cromosoma Y contiene sólo 78 genes

(David Page, de Howard Hughes Medical Institute-Revista Nature).

Sus 78 genes codifican 27 proteínas distintas, de las cuales 11 se expresan únicamente en los testículos.... ¡Ejem!.... Los cromosomas humanos X e Y se diferenciaron hace 300 millones de años y desde entonces han ido divergiendo.

Los genes no están puestos en la estructura del genoma para hacernos daño, al revés, están para enseñarnos el Verbo de la vida. Es un código de palabras que, como decía Juan: "En el Principio era el Verbo y el Verbo era Dios, y Dios era el Verbo".... Y son 4 letras A - T - G - C, hasta donde sabemos, que probablemente, sean 5 -A, T, G, C, U- en el trasvase del mensaje.

El Verbo de la carne es nuestro propio sistema genético, que se va expresando a través de nuestras inclinaciones, nuestras curiosidades, nuestras casualidades, nuestros descubrimientos, nuestros anhelos, nuestras fantasías.... Ése es el Verbo de la carne , que se expresa en toda nuestra capacidad intelectual, ésa que nos hace crear tantas cosas pendientes.

Por ello y como primera conclusión: Si tenemos en cuenta esa diferencia numérica de genes tan abismal entre el cromosoma X, al que por si fuera poco tenemos doble, y el Y, algo deberemos dejar emanar, algo necesitamos descubrir, algo urge expresar de lo que está impreso en el Verbo de nuestra femenina carne.... Y así, si como mujeres acudimos a el AUXILIO y escuchamos el Verbo de la carne en nuestro genoma disponiéndonos a recuperar el vínculo primordial con la Creación , estaremos en condiciones de escuchar el Silencio de Dios.

.......

Otra conclusión fundamental es, que resulta evidente que nuestro sentimiento de inferioridad como especie femenina, no se sustenta en ninguna base biológica, sino que es consecuencia de la profunda esclavitud y domesticación cultural a la que el varón ha sometido a la mujer durante milenios.

Y como Inspiración Femenina, de acuerdo al largo historial descrito al principio de este artículo sobre la letra que a nivel genético define a nuestra especie, la X , podemos deducir:

Que ser mujer es estar en relación íntimamente con Dios, por ser 26 el número que en la Kabalá hebrea corresponde al nombre de Yahvé.

Que como mujeres estamos en la encrucijada Krística , en el origen de todas las cosas....

Que en el séptimo día Dios se dedicó a la contemplación , virtud esencialmente femenina.

Que somos seres doblemente alquímicos, en primera instancia, por nuestra cualidad de ser un alambique de la Creación. Lo que quiere decir que a través nuestro se puede destilar y descubrir lo más esencial, lo más sutil de la existencia. En segunda instancia y no menos fundamental, por nuestra vinculación directa con la alimentación que , en la actualidad , es la principal causa de enfermedad.

Que como féminas, nos podemos multiplicar hasta entrar en nuestra verdadera condición: la de ser infinitas.

Que justamente por ello, siempre seremos una incógnita. Y como incógnita, va de nuestra cuenta el custodiar el misterio que nos envuelve, por toda la eternidad.

Que, curiosamente, somos una radiación electromagnética de la misma naturaleza de la luz.. ... con gran "poder" de penetración.

Que más allá de los estereotipos culturales y de las modas impuestas por hombres -por supuesto-, somos todas chicas 10.... O sea, perfectas. Así, como hemos sido creadas, Amén.

Que somos un regalo de los dioses, con el ritmo y la identidad del número 7.

Que siendo el origen de esta humanidad africano, la mujer es la encrucijada emocional que permite a otros decidir el camino a tomar, para realizar lo que han venido a cumplir a este mundo.

Que como mujeres siempre hemos sido para el hombre, salvo contadas excepciones, las protagonistas de una película pornográfica, en la que nos han reducido a un vulgar objeto sexual: utilizable, violable, vejable, comercializable, muy redituable y sobre todo, descartable.

Que por ser la X el símbolo de "Cerrar", es la mujer y sólo la mujer , la que puede cerrar el triste capítulo de esclavitud que le ha escrito el hombre durante tantos siglos. Cerrar este oscuro libro para siempre y entrar, de una vez por todas, en la consagración de toda nuestra existencia como seres de liberación y de comunión con la Creación...

Firmado: XX

 

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV