Inspiraciones femeninas en el genoma-II. LA COMUNIDAD ENTRE LOS HOMBRES (Octubre-09)

Como prometíamos en el número anterior, vamos a hacer en esta entrega, y en las cuatro siguientes, un resumen del trabajo realizado en el seminario de verano realizado en Tian, este pasado mes de Agosto.

Hoy, nos adentraremos en la primera estancia de este apasionante viaje: nos inspiramos en torno a LA COMUNIDAD ENTRE LOS HOMBRES - El compromiso.

Este hexagrama es el número 17 en el tablero del ajedrez oracular, y el numero 13 en el I Chin, el Libro de los cambios.

           

Cielo sobre fuego.

Así se constituye la comunidad entre los hombres.

 

A la hora de interpretar este hexagrama desde lo femenino, nos hemos basado casi exclusivamente en el primer párrafo que nos mostraba el I Ching, pues en él creemos que se haya la clave de lo que hemos de rescatar y activar en nuestro genoma a propósito de este sentido oracular. Y dice así:

“Es la segunda línea la que, gracias a su carácter central, reúne en torno a si los cinco trazos fuertes. Este signo es un opuesto complementario del Nº 7, el Ejército. Allí, en lo interior peligro, en lo exterior, obediencia, como cualidad esencial del ejercito beligerante, el cual requiere para su cohesión a alguien fuerte entre los muchos débiles. Aquí (en la comunidad entre los hombres): en lo interior claridad, en lo exterior fuerza, como cosa esencial para la pacífica unión de los hombres, que para su cohesión requiere a uno que sea blando entre los muchos fuertes”.

Nos llamó profundamente la atención este párrafo ya que nos hizo descubrir por qué las sociedades humanas no han podido vivir como comunidades de hombres, sino más bien como sociedades guerreras. Probablemente lo que nos han descrito como las antiguas sociedades matrilineales, esas comunidades que, según Bachofen, basaban su paz, y su armonía en los cuerpos maternos, en el mundo de las madres, fueron verdaderas comunidades entre los hombres, pues su unión radicaba precisamente en algo blando: la maternidad, el amor maternal. Pero estas sociedades desaparecieron prácticamente de la faz de la tierra cuando fueron invadidas por sociedades guerreas basadas en la figura de un líder fuerte. En ese entorno de violencia, de guerra y de inseguridad, era imprescindible ser fuerte para poderse defender, o en todo caso, estar defendido por alguien fuerte. Así, las sociedades se empiezan a establecer en torno a la figura de alguien fuerte que defiende a los débiles: el padre de familia. Fue así que las sociedades patriarcales poblaron la tierra, y la organización social se hizo piramidal. El sentido de lo blando quedó apartado como algo peyorativo que significaba: débil, inútil… poco masculino.

Y es cierto, la blandura ha sido considerada una cualidad femenina, y quizá por eso menospreciada. Pero el I Ching nos muestra cómo es la cualidad básica para que se pueda dar la pacífica convivencia humana.

Sin embargo, a pesar de que la comunidad humana en general vive bajo ese referencial guerrero, no podemos olvidar algunos ejemplos de líderes blandos que han conseguido establecer otro tipo de convivencias, como por ejemplo Nelson Mandela. No olvidemos tampoco a las mujeres de Ruanda que, tras el genocidio de 1994 consiguieron levantar su país en base a la reconciliación y el perdón. Y algunos otros que en base a su ser blando han desarrollado otros sistemas de organización social.

Esa blandura es algo innato en el ser humano, de hecho, cuando nacemos, todos somos muy blanditos, pero poco a poco nos vamos haciendo duros porque nuestro genoma dejar de expresar esa faceta blanda de nuestro ser. Por eso sentimos que lo BLANDO es la cualidad que debemos empezar a expresar genéticamente, y que favorecerá que, como humanidad, entremos en una verdadera comunidad entre los hombres.

Cuando hablamos de blandura, no nos referimos a lo fofo, a lo flácido,endeble, enclenque, frágil o enfermizo. Desde la Inspiración Femenina, y en base a la lectura y la interpretación del hexagrama La Comunidad entre los hombres, creemos que el sentido de LO BLANDO es muchísimo más amplio de lo que nos han hecho creer.

-Ser blando implica CONFIANZA, porque el blando siempre cree… aunque sepa que le estén engañando.

-Ser blando implica no referenciarse en sí mismo o en intereses personales, sino vibrar bajo una referencia cósmica y humanista. El ser blando se sabe inmerso en un universo, y su referencial es esa Fuerza que cohesiona todo el cosmos. En ese sentido, tiene muy claro sus objetivos y sabe que no son propios de él, sino que pertenecen a la humanidad.

-Ser blando implica una gransensibilidad, y receptividad. Por ello, el blando sabe escuchar y eso le hace ponerse en la posición del otro.

-El ser blando no impone, no manda, sino que, en todo caso, sugiere.

-Sin embargo, es riguroso, porque sabe perfectamente cuál es el objetivo hacia el que va, y además, lo ama profundamente.

-Ser blando implica capacidad de transfiguración y humor.  Ese humor que es como el parcheador permanente del globo que se pincha una y otra vez, por los… dolores, por las tristezas, por las desgracias. El parcheador que rápidamente encuentra el recurso para que el globo no pierda…  su aire y pueda seguir flotando, pueda seguir vagando y soñando… en Dios.

 

Todo esto nos hace ver que el sentido de lo Blando es un concepto mucho más amplio de lo que nos habían contado; un concepto fácil de decir, fácil de escuchar y probablemente no tan fácil de practicar. Sin embargo, quizá, ser blando sea tan sencillo como imitar a una nube. Si se fijan en las nubes, ellas son blandas, porque se dejan llevar, pero tienen muy claro su objetivo. Son rigurosas cuando el momento de la tormenta clama y cuando el trueno hace su aparición. Pero a la vez, son capaces de adaptarse a cualquier forma, tienen por tanto, una gran capacidad de transfiguración, y además, las nubes tienen un gran sentido del humor, porque… ¿quién no ha esbozado una sonrisa al contemplar cómo una nube se convertía en elefante, en camello o en pájaro carpintero?

Fíjense un poco más habitualmente en las nubes… y traten de imitarlas.

Nubes que cambian sin dejar de ser nubes.

Nubes que se pliegan sin dejar de ser nubes.

Nubes que transmiten su figura sin de­jar de ser nubes...

Nubes... tan frágiles, tan flexibles, tan blandas, pero a la vez tan imponentes en su figura, que cuando se está cerca de ellas, impresionan, cuando se está ya a punto de tocarlas, no se sabe si están o no están...

Nubes... un símil en el que el hombre debe recoger­se para mantener su flexibilidad blanda y débil. Y no caer burdamente en sentirse poderoso, rígido y autoritario, como signo de virtud y madurez.

 

Ser como las nubes es retornar a la blandura del ser. Ser como las nubes es similar a ser como los niños. ¿Alguna vez han tratado de imitar los movimientos de un bebe? Probablemente nos resultaría más difícil de lo que creemos, precisamente porque hemos perdido la blandura. Recuperar los movimientos del niño es un buen ejercicio para desarrollarnos en lo blando. Sí, desarrollar esos movimientos del bebe, desde la fase en la que aún no se incorpora, y juega con sus pies y con sus manos, hasta que poco a poco se empieza a sentar y tímidamente empieza el gateo. Hagan unos minutos al día este sencillo ejercicio, y poco a poco se irán pareciendo más a las nubes.

Tómenselo como ese pequeño compromiso que pueden establecer con la comunidad entre los hombres. Y esto nos lleva directamente a la segunda clave de este hexagrama: EL COMPROMISO.

EL compromiso es una especie casi extinguida en nuestro mundo. Los seres humanos cada vez más huyen del compromiso como alma que ve al diablo. Por eso, tampoco podemos aspirar a que, de un día para otro, la humanidad se vuelva comprometida. Pero sí, podemos comprometernos con pequeñas y sencillas cosas diarias. En este nuevo referencial de blandura, dejémonos llevar por los gritos, los auxilios, las necesidades de los otros,  para comprometernos en alguna medida con una limosna, con un verso, con cruzar a un ciego la calle, con ayudar a un niño que se cae. Comprometámonos en las cosas más sencillas; seamos un poco más blandos, no seamos tan rígidos en nuestras pretensiones. Recuperemos el sentido solidario a través del compromiso de la amabilidad, de la sociabilidad, de realmente interesarnos por lo que le pasa a el otro y desprendernos un poco de nuestro yo, que ya resulta aburrido. Así la vida se hace un poco más divertida. Porque realmente el compromiso llega a ser divertido.

El compromiso es un acto solidario que todos llevamos dentro. El problema es que a veces creemos que tenemos compromisos pero realmente no lo son, porque en el fondo estamos haciendo lo que nos gusta para nuestro propio beneficio. En muchas ocasiones lo que parecen ser aparentes compromisos, en realidad son gustos y placeres que tienen las personas, pero no son compromisos. El compromiso requiere un esfuerzo, un salirse de la propia horma, un sentir el dolor, el sufrimiento y la necesidad del otro.

Comprometámonos en pequeñas cosas: Comprometámonos con el respeto, Comprometámonos a decir todos los días “buenos días”; a estar de buen humor por las tardes… o en ese momento del día en el que cada uno está peor. Pero no confundan la entrega de algo que les gusta con un compromiso. Son cosas diferentes. Lo cual no significa que el compromiso se haga a regañadientes, no, pero supone un esfuerzo, un riesgo, una pequeña voluntad.

El compromiso, además, tiene siempre sus frutos. Hacer lo que nos gusta no siempre tiene sus frutos. Quizá los tenga para uno mismo, pero el compromiso tiene frutos para otros, y eso lo distingue del hacer por placer, por gusto.

Lo que sí es cierto es que la especie avanza y sobrevive por los compromisos de especie, por la solidaridad de especie. Somos seres sociables y tenemos que comprometernos. No puede existir comunidad entre los hombres sin compromiso.

Por eso, de forma culminante, nos gustaría darles, una frase que puedan recordar de forma fácil y sencilla, pero que pueda implicar un pequeño cambio en sus vidas… porque el hecho de cambiar, ya supone un compromiso:

 

“Si reblandeces tu ser, sentirás la unión con el compromiso”

 

Y estos han sido los primeros aportes desde la Humanidad Femenina –según el I ching- para el futuro inmediato. Nos volveremos a encontrar el próximo mes para desvelar el siguiente hexagrama.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV