Contemplación (Mayo-03)

Hoy nos inspiramos en la contemplación.

Piedra que estás en mi camino,

Piedra que marcas mi destino.

Piedra que has sido pisada, despreciada,

y, como piedra preciosa, también adorada.

Piedra que formas cuevas para esperar la llegada.

Piedra que, en tu majestad, formas montaña.

Piedra que siempre buscas lo curvo.

Piedra que marcas el camino del peregrino.

Piedra que, con el tiempo, se hace arena,

que, en el desierto, forma duna

que se mueve con el viento

según la voluntad de Lo Divino.

Piedra, nunca estás pidiendo,

Piedra, siempre estás ahí, ofreciendo.

Tú, misteriosa,

que llevas aguas escondidas en tus profundidades,

aguas transformadas en otros mundos

de cristales.

Tú, que llevas la alkimia de la inmortalidad,

la vida infinita,

la eternidad.

Háblame de lo femenino,

para descubrirme en mi esencia

y ser para la humanidad una nueva esperanza.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches estimada lectora, estimado lector. De nuevo nos encontramos con ustedes en esta vía de búsqueda de lo femenino....

Quizá ustedes se pregunten qué tiene que ver una piedra con la inspiración femenina. Si uno se fija un poco más en los detalles de la vida, puede descubrir que sí tiene mucho que ver.....

Bien está conocer la historia de la mujer tal y como ha ocurrido, tal y como ha sido escrita; bien está conocer cifras, estadísticas, datos y acontecimientos que han determinado un comportamiento que explica lo que es la mujer hoy en día. Sin embargo, ello puede llevarnos, si no estamos suficientemente alertas, a cargar las tintas del rencor, del resentimiento y de la angustia por "haber sido" una especie "dominada". Necesario es conocer nuestro pasado, mas ¿de qué nos sirve caer siempre en las mismas historias de la maltratada, de la oprimida, de la olvidada? De eso, todos los días se ocupan los medios de comunicación, y no vemos que alivie o mejore la situación de la mujer.

Si cada uno se preguntara qué es una mujer, qué es lo femenino, cada uno tendría su respuesta. Por desgracia, esa respuesta vendría codificada por una cultura, una religión, por una determinada transmisión de la historia que -sin que esto sea un juicio de valor- ha sido escrita por el varón.

Así que es dudoso que alguien sepa, realmente, lo que es lo femenino.

Por eso, nos proponemos la búsqueda de nuevos caminos, de nuevas andaduras, de nuevas inspiraciones.

En la Alta Antigüedad , los sabios chinos conocían la naturaleza del ser a través de la contemplación de todo lo creado y, por analogía, iban relacionando los acontecimientos del exterior con los del interior. Ellos accedían, a través de la contemplación, no sólo al conocimiento del interior, sino al conocimiento de todo eluniverso. Es por ello que un sabio, sin salir de su habitación, podía alcanzar el conocimiento del mundo entero.

De la misma forma, sentimos que una manera de aproximarnos a descubrir lo que es ser mujer, es a través de contemplar ese gran femenino que nos rodea. Pues lo femenino no es sólo la mujer; la mujer es una pequeña parte de ese gran femenino. En la medida que contemplamos su comportamiento, podremos ir descubriendo nuestra verdadera naturaleza.

Entonces, la idea es descubrir en la contemplación de la piedra algo olvidado de lo femenino. Es como golpear una puerta de piedra y decir: "Ábrete Sésamo". Eso es lo que hicimos cuando comenzamos a jugar con el verso. Y ese juego contemplativo nos permitió escribir la poesía que inicia estas líneas.

"Ábrete Sésamo", ¡qué curioso!..... La cueva de Alí Babá era de piedra y escondía mil tesoros, "joyas", de las que gran parte eran "piedras" preciosas atesoradas en la oscuridad para que nadie las viera, para que nadie las robara; ¿les suena?

Éste es sólo un aspecto lúdico humorístico de esa infinita fuente de asociación que nace de la contemplación y nos permite hacer algunos hallazgos, en principio, divertidos y quién sabe, quizás, reveladores.

Las piedras han servido para construir los templos de todas las religiones. Porque ellas suponían un material lo suficientemente resistente como para permanecer. Curiosamente, la mujer suele permanecer más que el hombre, no sólo en cuanto a tiempo de vida, sino en su cotidiano hacer, ya que la mujer es un ser biológicamente rítmico. Y el ritmo es una de las características de la permanencia. No es difícil darse cuenta de ello, pues las personas más longevas son aquellas que, entre otras cosas, han sido rítmicas en sus costumbres.

Otra de las características de la permanencia es la recreación. Y si hay algo que caracteriza a la mujer es la capacidad de transfiguración y de recreación, por ejemplo, a través del maquillaje, del peinado y de la vestimenta. Son expresiones de su capacidad de renovarse permanentemente.

La tercera característica de la permanencia es la fidelidad..... ¡Pero todavía no se echan a temblar! No hablamos de cinturones de castidad. Hablamos de la fidelidad al sentir de amor que un día las conmovió y que, por su belleza, su pureza y su contundencia, no puede ser traicionado.

Y, a pesar de su dureza, la piedra sabe dejarse moldear por el viento, las aguas y el clima. Es fuerte ante las manos de los hombres, y suave ante la mano de la Creación. Este comportamiento singular y selectivo de las piedras, nos muestra cuál debería ser la actitud de la mujer, y ello nos lleva de la mano a una cita que, probablemente, todos ustedes conozcan: "He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según Tu Palabra".

Esta inspiración queda abierta. Son infinitas las relaciones que podemos encontrar entre lo femenino y la mujer. Usted como lectora o lector, puede hacer lo mismo; dejarse inspirar y entrar junto con nosotras en esta búsqueda de la feminidad.

 

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV