Ser Mujer implica Estar permanentemente ENAMORADA (Marzo-11)

SER MUJER IMPLICA... ESTAR PERMANENTEMENTE ENAMORADA

Estar continuamente en los brazos del amor, un amor que va desde lo muy concreto, hacia su cuerpo, hacia su hijo, hacia el amante, hacia la madre, hacia el trabajo, hacia lo que sea, pero estar permanentemente enamorada, es una implicación de ser mujer.

La pregunta que nos surge es: ¿Cómo ser mujer y permanecer enamorada sin que los aguijones del entorno nos desinflen el globo del amor?

Porque, sin desear expresarnos con un  ánimo desolador o  crítico, no ha sido nuestro entorno social, familiar, económico y laboral  la matriz cálida en la que hayamos podido desarrollar la expresión de nuestro amor.

Expresión, que tiene infinitud de formas y matices según el lugar de procedencia de cada mujer y por supuesto de su edad. No expresa igual su amor una mujer de Japón que una mujer de República Dominicana; ni tampoco lo expresa del mismo modo una mujer de veinte años que una mujer de cincuenta.

Que el amor es una implicación del “ser mujer” no merece justificación. Sólo basta con mirar a nuestro alrededor: amigas, madres, hermanas, compañeras o leer biografías de mujeres, y podremos constatar como sus vidas giraron en torno al amor.

Sí merece una reflexión, más bien, el hecho de que a lo largo de su vida la mujer se ha ido “desencantando” del amor. Quizás porque el “modelo del amor” que le impusieron -como diría la copla- “ni era amor ni era ná” y, le metieron pájaros en la cabeza que tarde o temprano se fueron volando; o quizás, debido a la carencia de su propia identidad -manipulada hasta la saciedad- no ha tenido la fortaleza para preservarlo, custodiarlo y amplificarlo.

De ahí la pregunta que nos planteábamos al inicio.

¿Cómo mantenerse permanentemente enamorada de tu cuerpo si te dicen que a partir de una edad perdió su encanto? Amor caduco

¿Cómo mantenerse permanentemente enamorada del hijo, si el amor de madre tal y como nos lo enseñaron se convierte tarde o temprano en fuente de sufrimiento? Amor caduco.

¿Cómo mantenerse permanentemente enamorada del amante si nos aseguraron que era “para siempre” y cuando comprobamos que el hombre tiene un concepto diferente del “siempre” nos sentimos los seres más desdichados del mundo?  Amor caduco.

¿Cómo mantenerse permanentemente enamorada de la madre si por la complicidad que las madres buscan con el marido y los hijos varones, (en defensa del modelo patriarcal)  nos sitúa muchas veces en una posición de rivalidad con ella? Amor caduco.

¿Cómo mantenerse permanentemente enamorada del trabajo si éste, lejos de desarrollarnos en nuestra vocación, nos esclaviza aún más y hace que nos sintamos impotentes ante tantas ocupaciones? Amor caduco.

¿Cómo mantenerse permanentemente enamorada “de lo que sea” si “el sea” para la mujer sólo ha sido  “así sea”? Amén. Amor caduco.

Cierto es que todos estos amores que hemos enunciado se van a dar en la vida de cualquier mujer, pero es necesario, como si de un tesoro se tratara, ponerlo a buen recaudo, para que no corra el riesgo de ser el tetra brik  -con fecha de caducidad y no retornable- del que todos beben y que termina en la basura.

La Creación nos otorgó como naturaleza propia el Amor, no nos tocó en ninguna tómbola. Gracias a ese sentido del amor, la especie sobrevivió en sus inicios por al afán de las abuelas recolectoras;  gracias a ese amor los hijos han sido amamantados; gracias a él, las mujeres han sacado adelante pueblos diezmados por el hambre y la guerra; gracias al amor de las mujeres, las comunidades han sido atendidas por curanderas, brujas, chamanas y enfermeras; gracias al amor de las mujeres, los niños han sido educados; la inspiración de pintores, músicos, poetas, encontró en el amor de las mujeres la fuente de su creación. No seguimos enumerando más, porque se nos acaba este espacio.

Seamos exigentes con nuestro amor, seamos rigurosas; no confundamos amor con chantaje; no creamos que protección es amor; que ningún condicionante de cualquier tipo nos haga imaginar que un cortejo es amor eterno; no creamos en espejismos… esos que te hacen creer que barrotes son rosas; que nadie manipule el timón de nuestro navegar por las infinitos océanos del amor, porque no son aguas embasadas con fecha de caducidad.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV