Ser Mujer implica TERNURA (Enero-11)

QUÉ IMPLICA SER MUJER

Bajo este epígrafe, abordaremos nuestros próximos artículos, motivadas por el objetivo prioritario de Inspiración Femenina de investigar sobre la identificación de la mujer. Para ello hemos retomado la respuesta del Señor Asesor, J.L.Padilla del programa “Preguntas y Respuestas al Señor Asesor”, a propósito de qué implica ser mujer.

Manifestaba el señor Asesor en su respuesta que harían falta horas, días y años, porque la respuesta no se agota ni en el tiempo ni en el espacio. Es un concepto infinito. Obviamente lo que implica ser mujer es diferente en los 5 continentes, y dentro de ellos, en cada país, en cada comunidad, incluso en cada casa.

En esta ocasión, el señor Asesor entresacó los aspectos que considera de carácter más universal, a los que luego se pueden ir añadiendo lo particularismos. Estos son:

 Ternura

 Alegría

Belleza

Consuelo

Enamorada

Compartir

Perdón

Esperanza

Fidelidad

Templo

 

Son cualidades que creemos tienen suficiente universalidad para ajustar los elementos peculiares de los diferentes lugares. 10 estancias, como 10 pasos que simultáneamente implican a la mujer. Y no queremos decir con ello que el hombre no participe de ello, por supuesto que participa, pero lo hace de una forma muy inestable, errática, participa de una forma en la que tiene que compartir otras cualidades. Es una especie diferente, pero que es capaz de congeniar con lo femenino.

Estas 10 palabras pueden servir de referencia tanto para el hombre - para identificar específicamente a lo femenino- como para lo femenino, porque estas le  implican descubrirse en su naturaleza. En su respuesta el señor Asesor las enumeró. Será nuestro trabajo de estos meses desarrollarlas en el espacio que un articulo permite.

La primera de ellas es…

LA TERNURA

Ternura… ese sentir que nos hizo continuar después de nacer, que nos hizo permanecer en el regazo materno, que nos dio el aliento para llorar, para caernos, para mamar, para gritar… Que nos dio la confianza en el desaliento cuando la caída, el golpe, o roce era dolor… ¡Ay!, si no hubiera sido por ese instante de la tierna caricia solvente, capaz y que se da sin esperar a cambio nada… Si no hubiera sido por eso no hubiéramos sobrevivido.

La ternura es una necesidad urgente de la especie. Hasta ahora, ha quedado relegada a momentos de intimidad afectiva o como medio de relacionarnos con quienes consideramos más débiles, como pueden ser los niños. Es tiempo de que la ternura salga de su cárcel y sea un medio de interrelación de primer orden.  Esto implica que en todos nuestros vínculos deberíamos hacer un esfuerzo para tenerla presente.

Las mujeres, durante el siglo XX, demostraron que podían ser capaces, fuertes, agresivas, competitivas, poderosas, que no tenían nada que envidiar a los hombres. Ello costó muchas lágrimas, vidas y esfuerzo. Ahora, ya no tenemos que demostrar nada de eso. Es tiempo de empezar a sacar esa olvidada cualidad tan propia de lo femenino, la ternura. Pero, para que en este mundo de hombres, la fémina pueda manifestar su ternura más allá de la intimidad de su pareja, amigos o hijos, necesita sentirse muy segura de sí misma y muy firme en sus posiciones, saber estar en su lugar, respetarse y ser valorada por sus propias cualidades.

Ahora que las mujeres ya no tenemos que demostrar nuestra capacidad agresiva, se abre ante nosotros un espacio donde la ternura puede cristalizar. Y la cristalización de la ternura es el amor. De hecho, la ternura es el fermento clave para un amor permanente.

Si iniciamos nuestras relaciones afectivas y amorosas con la ternura, lo más probable es que esas relaciones lleguen a buen puerto. Si, por el contrario, las iniciamos con la atraccion del placer, el deseo, la necesidad, terminarán naufragando como ha ocurrido hasta ahora en casi todas las historias de amores de esta humanidad.

La ternura tiene algunos enemigos, como son el estrés y la anestesia emocional. Cuando hay prisa, no hay tiempo para amar, no hay espacio para el detalle cuidadoso, no hay lugar para la ternura. Pero se sabe tan poco de la Ternura, que es como si hubiera que aprenderla de nuevo.

Ternura…. suave caricia que se necesita para vivir.

Ternura… secuestrada y escondida… con fama de débil, con fama de inútil.

Ternura, con fama de… improductiva.

Ternura, todo un gesto de hermosura, de belleza y de estética en el afecto…, que no hay que preparar, que cuando el alma está serena sale con naturalidad… Que no pasa factura ni tiene carnet de identidad… Que son briznas de universo de esa ternura que Dios nos da…

Ese fémino de tierra, TER-NU, TERRA, de fémino en la tierra, eso es la ternura.

Ternura, ese fémino de tierra capaz de recoger las más simples arenas y convertirlas en acción de limpieza, hacerlas cristal, vidrio soplado, cristalino, transparente, bello… Ternura.

¿De dónde crees que viene la palabra ternura? De la ETERNIDAD- ETERNURA.

ACCESO

RED INSPIRACIÓN

ESCUELA NEIJING

CONTACTO

 

 

COMUNICACIONESTIAN

 

TIANTV